Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat pagará más de ocho millones al año a Ryanair por volar desde Reus y Girona

La compañía de bajo coste advierte de que si Aena sube las tasas de los aeropuertos, romperá el pacto

Ryanair, en su línea, vuelve a sorprender. Si hace unos días aseguraba que no volvería a tener base en el aeropuerto de Reus y que las negociaciones para aumentar la actividad en Girona estaban paradas, hoy se desdice. Ha anunciado que ha llegado "a un proyecto de acuerdo" con el Gobierno catalán "después de varios meses de difíciles negociaciones". Finalmente, la Generalitat pagará más de nueve millones de euros en subvenciones, de los cuáles, más de ocho millones irán a Ryanair, para que opere en los aeropuertos de Girona y Reus. La compañía de bajo coste ha impuesto condiciones: si Aena sube las tasas aeroportuaria en estasinstalaciones el año próximo, romperán el pacto.

Según ha explicado el consejero de Territorio Lluís Recoder en Girona, las aerolíneasque operenrecibirá en el aeropuerto de esta ciudad 5,8 millones de euros anuales de las administraciones públicas -Generalitat, Diputación y Ayuntamiento-, cantidad a la que habrá que sumar las aportaciones del sector privado, que no han sido concretadas. Del montante, y teniendo en cuenta que la gran mayoría de la actividad de esta instalación depende de Ryanair, la irlandesa se embolsará más de 5 millones. Además, Ryanair recibirá un solar para la construcción de un hotel y se compromete a instalar un hangar en el aeropuerto. En Reus, la aportación pública será de 3,2 millones de euros anuales, la gran mayoría también para Ryanair.

teniendo en cuenta los objetivos de pasajeros que ha fijado la compañía tras la subvención, los nueve millones no permitirán a los aeropuertos crecer, sino mantener su actividad actual. Según el comunicado de Ryanair, en Girona "el proyecto de acuerdo conseguirá incrementar el tráfico pasando de los dos millones por año actuales a más de tres millones" en 12 meses. En cuanto a Reus, la compañía reinstaurará rutas, tráfico y empleos a partir de abril de 2012,"e incrementará el tráfico a 500.000 pasajeros anuales", promete. Este año el tráfico en el aeropuerto de Girona hasta octubre ha sido ya de 2, 52 millones de pasajerosy en reus, demás 950.000 pasajeros.

De momento no se han hecho públicas las nuevas rutas que desplegará Ryanair desde ambos aeródromos. Solo se sabe que Girona recuperará el próximo abril el vuelo a Madrid. Administraciones y la aerolínea formarán una comisión de seguimiento que, según la acogida de cada nueva ruta, podrá irlas modificando para asegurar el flujo de pasajeros. La cesión de un hangar y terrenos para un hotel no son nuevos: a principios de año el Ejecutivo de Artur Mas ya los puso sobre la mesa. En aquel momento a Ryanair no le interesó. La empresa rechazó la oferta y señaló que lo que buscaba era una subvención económica mayor: 7,5 millones por volar en Girona. Finalmente se llevará más de ochomillones, pero operando ambos aeropuertos.

El portavoz de Fomento de CiU, Pere Macías, ha pedido a Aena que anuncie "inmediatamente" y sin esperar al cambio de Gobierno, la congelación de las tarifas aeroportuarias para lograr cerrar el acuerdo en Reus y Girona. A juicio de Macías, según recoge Europa Press, si el actual Gobierno y Aena "dejan los deberes hechos" en esta cuestión antes de las elecciones de este domingo, supondrá también un "toque de atención" al próximo Ejecutivo.

"Esperamos que AENA sea sensata y no incremente más sus altas tasas en Girona y Reus. Tanto Ryanair como la Generalitat han trabajado intensamente en las últimas semanas para finalizar los acuerdos de crecimiento en Girona y Reus y sinceramente esperamos que estos esfuerzos no sean echados a perder por los altos costes impuestos por el monopolio de AENA", apuntó Stephen McNamara, de Ryanair.

El pasadoprimero de noviembre Ryanair puso en jaque el Gobierno de la Generalitat al cumplir su amenaza: se marchó del aeropuerto de Reus, que se ha quedado prácticamente sin actividad. Del mismo modo, en Girona ha reducido su actividad los últimos meses, porque no logró aumentar el nivel de subvenciones tal y como exigía. Para despertar más si cabe la ira del Ejecutivo catalán, Ryanair ha ido trasladando su actividad al aeropuerto de Barcelona-El Prat, rompiendo así el modelo que la Generalitat había dibujado para Cataluña, con un aeropuerto (el de Barcelona) como centro de conexiones internacionales y tres (Lleida, Reus y Girona) para conexiones de bajo coste y vuelos chárter. El pulso con Ryanair ha mantenido contra las cuerdas al Gobierno que debía elegir entre ceder a la compañía más dinero de las arcas públicas o poner en riesgo la actividad en los aeropuertos secundarios.