Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Ola de cambio en el mundo árabe | Movimientos populares en la región

Todos preparados para la sublevación

Los Gobiernos adoptan reformas preventivas para contentar al pueblo

Las revueltas de Túnez y Egipto han desatado una onda expansiva y democrática en el mundo árabe. Los expertos coinciden en que no hay vuelta atrás, en que la actual sublevación popular dará un vuelco al mapa político de la región para siempre. Pero dicen también que llevará tiempo. Y que aunque puede que algunos regímenes caigan, lo más probable es que muchos Gobiernos opten por acometer reformas preventivas para contentar a la población y evitar daños mayores. Algunos de ellos ya han empezado:

- Túnez. El 14 de enero, el presidente Zine el Abidine Ben Ali huyó rumbo a Arabia Saudí, acorralado por los manifestantes que exigían su salida tras 23 años de mandato. Mohamed Ghanouchi, antiguo primer ministro dirige ahora un Gobierno interino. Las revueltas han dejado unos 150 muertos, según Naciones Unidas.

- Yemen. Ali Abdullah Saleh ha prometido que abandonará la presidencia del país más pobre del mundo árabe en 2013 y que su hijo no le sucederá. La promesa es una consecuencia de las multitudinarias protestas -20.000 personas el pasado jueves- registradas en el país. Los manifestantes piden la salida del presidente y reformas económicas así como el fin de la corrupción.

- Jordania. El rey Abdalá II de Jordania ha adoptado reformas preventivas con las que aspira a contener el malestar en el reino hachemita. Islamistas, grupos de izquierdas, de parados y militares empezaron a salir a la calle hace cuatro semanas para protestar por la subida del precio de los alimentos y del combustible. Grupos como los Hermanos Musulmanes jordanos aspiran a que Jordania se convierta en una monarquía constitucional. La presión de la calle forzó al monarca a destituir al Gobierno el pasado martes y a nombrar a un nuevo primer ministro. La medida logró dividir a la oposición, parte de la cual ha optado por dar una oportunidad al nuevo Ejecutivo.

- Siria. Los vientos de cambio no han llegado, al menos de momento, a la hermética república siria. A pesar de que varias páginas de Internet llaman desde hace semanas a la "revolución siria" y de que suman miles de seguidores, el fervor reformista no se ha trasladado a la calle. Las convocatorias apenas han sido secundadas y han tenido como objetivo respaldar la lucha en las calles de los egipcios más que exigir cambios internos en Siria. Human Rights Watch denuncia que varios activistas han sido detenidos y atribuye la escasa movilización al miedo de los sirios a incomodar al régimen de Bachar el Asad.

- Argelia. El Gobierno argelino también ha adoptado reformas preventivas en respuesta a las protestas. El presidente Abdelaziz Buteflika anunció esta semana que piensa derogar el estado de emergencia, que rige en el país desde 1991. El levantamiento restringiría las cortapisas a la libertad de expresión y de manifestación. Hay una marcha de protesta convocada para el próximo día 12.

- Territorios palestinos. A medio plazo, un cambio de Gobierno en Egipto, podría beneficiar a los Gobiernos de Gaza y Cisjordania. Cualquier Ejecutivo que nazca de unas elecciones libres y que refleje el sentir de los egipcios inclinaría la balanza a favor de los palestinos en detrimento de los intereses israelíes. A corto plazo sin embargo, las autoridades en Gaza y en Ramala han reprimido cualquier atisbo de protesta que pudiera derivar en daños a su ya minada popularidad.

- Marruecos. Miles de internautas han pedido al rey de Marruecos que modifique la constitución y que ponga fin a la corrupción. El Gobierno marroquí dice estar "sereno" ante las ciberconvocatorias que invitan a los marroquíes a salir a la calle a protestar. Una página de Facebook ha llamado a manifestarse el próximo 20 de febrero a favor de "grandes reformas democráticas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de febrero de 2011