Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad pagará 123.000 euros por el retraso en un diagnóstico

El Servicio Madrileño de Salud (Sermas), dependiente de la Consejería de Sanidad, tendrá que pagar 123.288 euros a una mujer y a sus dos hijos por la muerte de su esposo, al que se tardó en diagnosticar un cáncer. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid considera que los médicos incurrieron en mala praxis al no hacer más que una punción. Esta prueba rechazó, falsamente, que el paciente sufriera un tumor maligno.

Rafael F. A., de 52 años, murió en La Paz el 27 de agosto de 2004, tras someterse a varias pruebas en las que no le detectaron que padecía un carcinoma en un ganglio linfático. Cuando le analizaron a fondo sus dolencias, se había producido metástasis en los pulmones. La demanda fue interpuesta por los familiares a través de la asociación El Defensor del Paciente. Los jueces reconocen que el enfermo tenía pocas posibilidades de sobrevivir, pero tampoco se le tenía que haber privado de esa opción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de febrero de 2011