Mas inyecta 20 millones en Spanair en vísperas del gran recorte social

La Generalitat gasta 10,5 millones en rescatar la aerolínea y prepara otros nueve - La aportación se cierra tres días antes de la aprobación del plan de viabilidad

Suma y sigue. La Generalitat aprobó ayer un nuevo crédito de 10,5 millones con carácter de "urgencia" para evitar la "caída" de la aerolínea Spanair en palabras del portavoz del Gobierno catalán, Francesc Homs. La Generalitat inyectará este dinero a través de Fira de Barcelona. En realidad, este dinero es un adelanto, ya que la aportación correrá finalmente a cargo del Ayuntamiento de Barcelona, que facilitará el dinero a Fira dentro de unos meses.

Se trata de la enésima aportación de capital público en la compañía (Fira está participado a partes iguales por Generalitat, Ayuntamiento y Cámaras de Comercio), que ha basado su estrategia en hacer de El Prat un verdadero centro de conexiones internacionales. Además de los 10 millones de ayer, la Generalitat planea inyectar otros 9,5 también a través del Instituto Catalán de Finanzas esta misma semana para garantizar la operatividad de la compañía. Fuentes del sector aseguraron que busca una sociedad a través de la que hacer esta inversión, tal como ocurrió ayer.

Más información

El nuevo desembolso de dinero público coincide en el tiempo con el plan de viabilidad que la Generalitat debe presentar al Gobierno la próxima semana para garantizar la contención del déficit. El recorte recaerá, sobre todo, en los gastos sociales. Para rehuir las críticas, el Gobierno catalán aseguró ayer que, de no haber hecho esta inversión, la compañía no podría continuar operando con normalidad a corto plazo.

Fuentes de Spanair negaron ayer que la compañía se encuentre en una situación tan crítica como presentó la Generalitat. De hecho, las declaraciones de Francesc Homs, dando casi por muerta a la compañía, provocaron un gran malestar en la aerolínea. Su presidente, Ferran Soriano, salió al paso de las declaraciones del portavoz del Gobierno catalán asegurando que la ampliación de capital estaba "planificada desde el verano" para llevar a cabo la reestructuración y crecimiento de la compañía.

La empresa calculó en su plan estratégico de 2010-2012 que para la reestructuración necesitaba 120 millones de euros; 40,5 millones llegaron de un crédito sindicado de varios bancos y cajas. Otros 70 millones han sido aportados por varias sociedades, todas participadas por Administraciones públicas. Por ejemplo, Turismo de Barcelona, del que forma parte el Ayuntamiento de Barcelona, puso 10 millones. Cimalsa, de la Generalitat, puso 20 millones. Avançsa, también de la Generalitat, otros 10.

Pese a las diferentes aportaciones de sociedades públicas, para alcanzar los 120 millones a Spanair le faltaban 20 millones; 10,5 llegarán de nuevo de Fira de Barcelona. Los otros 9,5 millones, adelantó Homs, los prestará la Generalitat el jueves, lo que elevará la cifra total de ayudas públicas a más de 80 millones.

De todos los partidos catalanes, solo Ciutadans criticó el crédito concedido a la sociedad pública para que invierta en Spanair. Jordi Cañas, portavoz de Ciutadans, escribió en Twitter: "Hay dinero para Spanair pero no para las pymes. Que algunos jueguen a ser una nación nos sale muy caro a los ciudadanos catalanes". El resto de formaciones acogieron positivamente la financiación. ERC consideró que está justificada porque "Cataluña necesita una compañía de bandera", en palabras de la portavoz Anna Simó. Desde ICV-EUiA, Dolors Camats juzgó la operación de "necesaria". El portavoz del PP Enric Millo exigió "saber qué rendimiento se espera del crédito, y qué retorno en fondos públicos podemos esperar". Y desde el PSC, su portavoz adjunta, Laia Bonet, valoró el consenso con el que en su día el tripartito permitió que la Generalitat entrara en el capital de Spanair.

Sí hubo indignación en otras compañías, sobre todo en Vueling. Su presidente, Josep Piqué, calificó de "injustificable" la decisión de la Generalitat de acudir al rescate financiero de Spanair. En un comunicado, Piqué, cuya compañía también busca ser la referencia de El Prat tachó de "crédito de emergencia" el nuevo préstamo. "Vueling considera injustificable e incomprensible esta operación. Estamos francamente sorprendidos de que el nuevo Gobierno de la Generalitat de Cataluña continúe con la misma política emprendida por el anterior", señaló. Esta compañía ha cargado en numerosas ocasiones contra lo que Piqué llama "subvenciones" y Soriano justifica como "inversión". Sea una cosa u otra, entre aportaciones directas e indirectas, más del 45% del capital de Spanair está en manos públicas. El primer año de vida en manos catalanas, 2009, Spanair cerró con pérdidas de más de 186 millones.

Pese a las críticas, Spanair no es ni de lejos la única compañía que recibe o ha recibido dinero público. Sin ir más lejos, Iberia recibió más de 600 millones entre 1991 y 1999. Vueling también ha recibido fondos de las Administraciones para volar al aeropuerto de Alguaire. La otra gran compañía que ha tenido abundantes ingresos públicos ha sido Ryanair, que suele cobrarlos a través de las cámaras de comercio y otras instituciones arraigas en el entorno de los aeropuertos a los que vuela, como en el caso del aeropuerto de Girona y el de Reus.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción