Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hereu acusa a CiU de poner en riesgo a Spanair al calificar de "rescate" la inyección

"Es muy desafortunado decir que el crédito de 10,5 millones de euros que aporta la Generalitat es un rescate de Spanair; hay que trabajar con discreción y seriedad", aseguró ayer el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, en referencia a las duras declaraciones que efectuó Francesc Homs el martes. El portavoz del Gobierno de CiU explicó, al anunciar que el ICF daría dos créditos destinados a terminar invertidos en Spanair (uno aprobado ya y otro, de otros 10 millones, cuya aprobación está prevista para mañana), que era necesario para no dejar a la compañía "caer en picado".

El crédito se lo concederá el ICF a Fira de Barcelona para realizar la inversión en la aerolínea. Sin embargo, será el Ayuntamiento el que reponga a Fira de Barcelona el dinero y, por tanto, el inversor real de la operación es el Consistorio de Barcelona. No es extraño que Hereu defendiera la necesidad de esta aportación. "El futuro y el presente de Barcelona están en abrirse al mundo y la aerolínea debe tener un papel decisivo a la hora de promover vuelos intercontinentales que tengan origen y final en el aeropuerto de El Prat. Barcelona, el área metropolitana y Cataluña se juegan mucho", sentenció el alcalde durante una rueda de prensa en la que realizaba una valoración del plan de bibliotecas.

La portavoz de economía del PSC en el Parlament, Rocío Martínez-Sampere, tampoco criticó la inyección de capital, en la línea de las que el tripartito realizó durante su gobierno, pero sí acusó a Homs de "perjudicar" a Spanair. "Las declaraciones del portavoz del Gobierno perjudican no solo al interés comercial de la compañía de capital catalán Spanair, sino que también perjudican gravemente a los intereses de nuestro país", dijo. Y añadió que "quien ostenta las responsabilidades de gobernar Cataluña no se puede permitir esa falta de seriedad".

El presidente del grupo del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández Díaz, que también tachó de poco afortunadas las palabras del portavoz, fue algo más allá y señaló la necesidad de "aclarar qué inversiones se retornarán para reflotar esta compañía aérea, ya que Spanair puede convertirse en un pozo sin fondo para los recursos públicos, que afectaría e hipotecaría inversiones en ámbitos estratégicos como la Fira de Barcelona".

El sindicato UGT obvió las declaraciones de Homs y dirigió directamente las críticas al nuevo crédito. En un comunicado, criticó que la Generalitat dé un dinero que, por la mala dirección, acaba alimentando los expedientes de regulación de empleo de sus trabajadores. La aerolínea, manifestó, tiene "ambiciosos planes que se alejan del pragmatismo" y el Gobierno debería analizar su plan industrial antes de darle más dinero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de enero de 2011