Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más dinero público para sostener Spanair

El Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat prestan otros 25 millones en la aerolínea a través de Fira.- La compañía tiene que devolver 27 millones a su socia SAS antes del 31 de diciembre

Spanair parece vivir con respiración asistida. La semana pasada diversas fuentes aseguraron que la aerolínea Qatar Airways estaba interesada en hacerse con el 49% de la empresa catalana. Sería el balón de oxígeno definitivo que necesitaba Spanair. Pero la compra, de momento, no se ha materializado, y las facturas siguen llegando. El Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat han salido de nuevo al rescate de Spanair: a través de Fira de Barcelona, institución participada por ambas administraciones, le concederán dos créditos de 10 y 15 millones de euros. El primer préstamo ya está cerrado. El segundo se está ultimando, explican fuentes cercanas a la operación, que aseguran que se trata de un apoyo temporal hasta que se produzca la entrada del socio industrial catarí.

Si se materializan los créditos, de los que hoy informaba El Periódico, será la enésima inyección de capital a la compañía. El pasado mes de mayo la Generalitat ya concedió un crédito participativo a la empresa a través de Avança de 56 millones de euros, una sociedad solo unos meses antes ya había aportado 10 millones más. El crédito participativo significa que si en ese periodo no se devuelve, se convertirá en más acciones en manos de los acreedores. Tampoco es la primera vez que Fira de Barcelona participa en una inyección: en enero de este mismo año el Gobierno aprobó un crédito de urgencia de 10,5 millones a través de esta institución y del Ayuntamiento de Barcelona Una decisión que el Ejecutivo de Artur Mas tomó nada más llegar al poder y que justificó explicando que la empresa estaba en una situación muy delicada. Y de diferentes sociedades dependientes de las arcas públicas catalanas ya habían salido durante los últimos meses del Gobierno tripartito 40 millones.

Es difícil seguir la pista a todo el dinero público desembolsado en la compañía. A diferencia de lo que se ha pagado a otras aerolíneas como Ryanair o AirNostrum (alimentadas a base de subvenciones en concepto de promoción turística) Spanair ha sido apoyada mediante inversiones y préstamos públicos. El presidente de la compañía, Ferran Soriano, siempre ha defendido que no son una empresa subvencionada, a pesar de que, teniendo en cuenta participaciones directas e indirectas, más del 50% de la empresa está en manos públicas. Iberia o AirFrance, justifica Soariano en sus ruedas de prensa, recibieron más dinero de las administraciones y nadie puso en duda la existencia de estas compañías de bandera

Según datos depositados en el Registro Mercantil, la compañía cerró 2010 con unas pérdidas de 115,72 millones de euros, lo que supone una reducción de los números rojos del 37% respecto a 2009. La empresa prevé que la aerolínea cierre 2011 también en rojo, aunque de nuevo reduciendo pérdidas gracias al ajuste de gastos que han llevado a cabo.

La compra de Qatar Airways, todavía en el aire

Spanair lleva casi dos años buscando un socio industrial. Según Soriano, lo necesitan para que aporte el dinero necesario para futuros vuelos transoceánicos, lo que costaría unos 150 millones de euros de inversión. Los rumores de socios se han sucedido, y las últimas quinielas apuestan por Qatar Airways. La compañía catarí, sin embargo, no ha hecho ningún comunicado oficial al respecto (este diario ha tratado de ponerse en contacto con ellos pero de momento no ha obtenido respuesta). Fuentes de Spanair se limitan a señalar que las "negociaciones siguen en marcha" y que no hay nada cerrado. De los nuevos créditos públicos prefieren no comentar nada.

Mientras, el único socio del sector de la compañía sigue lanzando mensajes alarmantes. Se trata de la escandinava SAS, la empresa que era propietaria de Spanair hasta 2009, y que tras venderla a un grupo de empresarios e inversores catalanes (agrupados bajo IEASA, Iniciatives Empresarials Aeronàutiques), mantuvo cerca del 19,9% de la propiedad. Esta participación se ha ido reduciendo. Aun así, siempre subraya sus dudas acerca de la inversión. "En el contexto de la difícil situación económica en el mercado español, los riesgos relacionados con la exposición financiera en Spanair ha aumentado", señaló el consejero delegado de la empresa, Rickard Gustafson, en el informe que firma en la presentación de resultados del tercer trimestre. Según explica la empresa escandinava, actualmente posee el 10,9% de Spanair. Además, mantiene un crédito de 149 millones desde la venta en 2009 que vence en enero de 2014 y un préstamo a los principales propietarios de la compañía de 27 millones "que vence el 31 de diciembre de 2011". En el caso de que "Spanair fuera liquidada, la exposición de SAS es de 1,8 millones de coronas suecas, aunque con un efecto negativo limitado a 200-300 millones de coronas. Si tal hecho ocurriera, SAS todavía sería capaz de hacer frente a sus objetivos", se cura en salud la empresa. "Hay actualmente en marcha negociaciones sobre varias soluciones estructurales para Spanair", señala.