Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de belgas salen a la calle avergonzados por la falta de Gobierno

Más de 30.000 belgas, según la policía, se manifestaron ayer en el centro de Bruselas para expresar su hastío y su vergüenza por una clase política incapaz de ponerse de acuerdo en la formación de un Gobierno más de siete meses después de las elecciones de junio. La marcha, pacífica y con el buen ánimo consustancial a los belgas, fue una expresión de impotencia popular ante una clase política unánimemente calificada de incompetente. Entre los manifestantes hubo quienes propusieron salidas anticonstitucionales como la disolución de los partidos o que el rey asuma el poder.

Las urnas produjeron el pasado 13 de junio una relación de fuerza entre partidos flamencos y francófonos que convirtió a la secesionista Nueva Alianza Flamenca (N-VA) en la clave de un arco que por ahora resulta imposible de cerrar. Repetidos intentos para llegar a un acuerdo a lo largo de este tiempo han resultado baldíos y los belgas menos politizados, hartos de esperar un pacto, se han echado a la calle.

En la manifestación de ayer se repetían las pancartas contra la incompetencia de una clase política ombliguista, a la que no parecen acuciar las urgencias de la crisis financiera. La marcha, convocada espontáneamente por universitarios flamencos y algún valón a través de Facebook, iba encabezada por una pancarta escrita en inglés: "Shame" (vergüenza).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de enero de 2011