Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los médicos cobran otra vez incentivos por reducir bajas

Las nóminas de los médicos de Atención Primaria de la Comunidad de Madrid volvieron a incluir este pasado diciembre un complemento inusual, el que les abona la Consejería de Sanidad en concepto de incentivo por gestionar las bajas laborales por incapacidad temporal. Es el segundo año que les paga este incentivo, pactado con la Seguridad Social con el objetivo de animarles a reducir las bajas laborales. El primer convenio, firmado en diciembre de 2009, recogía literalmente: "El incentivo económico para la comunidad autónoma vendrá relacionado directamente con la reducción en días de la prestación". El de 2010 omite cualquier referencia a una "reducción".

"Estos incentivos derivan de un convenio del Ministerio de Trabajo con las comunidades autónomas", asegura un portavoz de la Consejería de Sanidad. "Con esto no se persigue a los trabajadores, sino que se les defiende de aquellos pocos que fraudulentamente les cargan a ellos con su trabajo simulando una enfermedad". Y añade: "No se trata de dar de alta a los enfermos, sino de declarar que están sanos los que no están enfermos". El dinero destinado a los incentivos, que procede, según subraya la Consejería, de la Seguridad Social, asciende a dos millones de euros.

"Medida economicista"

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) criticó ayer en un comunicado lo que consideró "una medida economicista y antisocial que busca el ahorro por encima de la prestación social". La entidad aseguró que "el reparto económico ha sido de nuevo opaco y no se ha comunicado a los interesados". Sin embargo, continúa, "es evidente que tenía como objetivos la disminución, en determinadas patologías no laborales, tanto del número de bajas emitidas como su duración durante el año 2010, de manera que entre estos profesionales, quien más reducía su volumen, más cobraba".

Sanidad informó a los sindicatos del abono del incentivo, que considera "productividad variable", en la mesa sectorial del 23 de noviembre. La mayoría se mostró en contra y criticó la falta de información. "A ningún profesional se le ha informado de los indicadores a medir, ni de sus resultados", afirmó ayer un portavoz de Coalición Sindical Independiente de Trabajadores-Unión Profesional (CSIT). El año pasado los médicos criticaron el incentivo porque no sabían en base a qué se lo estaban dando.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de enero de 2011