Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Los deberes de la consejera Rigau

Familias, sindicatos, directores y centros concertados marcan sus prioridades

La tarea que le espera a la nueva consejera de Enseñanza, Irene Rigau, no es menor. Familias, sindicatos, directores y centros concertados le piden que despliegue la Ley de Educación; que afronte un plan para atajar el fracaso escolar, que lleva años en las proximidades del 30%; que solvente el futuro de las nuevas vacaciones de invierno o semana blanca, que ha creado desconcierto entre las familias y tampoco han sido del agrado de muchos profesores.

En los últimos años, el consejero Ernest Maragall imprimió un ritmo frenético de cambios. Ha habido muchos: Ley de Educación, autonomía para las escuelas, nuevas potestades para los directores, creación de zonas educativas, evaluación de centros y docentes, y pruebas para medir los conocimientos de los alumnos a final de la primaria y secundaria. Pero se deterioró la relación, primero con los sindicatos y después con muchos docentes, tras aprobarse la ley y suprimirse la jornada intensiva en junio.

Los sindicatos y las familias ven prioritario recuperar ahora el buen clima con el profesorado, encargado de hacer realidad las reformas en las aulas. Cinco huelgas en poco más de dos años han distanciado al departamento de muchos docentes, aunque las protestas fueron perdiendo fuelle poco a poco.

Enseñanza debe afrontar todas estas tareas con una Generalitat sumida en el déficit, con caídas de ingresos y con el horizonte de posibles recortes generales de gastos en el presupuesto.

Pero también piden las familias que se reduza la conversión en guetos de muchas escuelas. Ocho de cada 10 inmigrantes van a centros públicos. El programa de CiU habla de "ofensiva de país para luchar contra el fracaso escolar". Falta ver cómo se hará. La federación nacionalista que gobierna Cataluña da algunas pistas en su programa sobre cómo luchar contra el fracaso: detección precoz de problemas mediante diagnósticos de los alumnos desde la primera infancia; mejora de la formación de los profesores; refuerzo de la lectura, de la expresión oral y del cálculo en el aula, y medidas de refuerzo o recuperación en el verano para los alumnos rezagados, con la recuperación de los exámenes de septiembre en secundaria. Pero son muchos los especialistas que avisan de que los cambios en educación son lentos y suelen tardar una década en hacerse notar.

CiU llevó en su programa el futuro de la semana blanca y las familias le piden que lo aclare. Rigau ya lo dijo en vísperas de ser nombrada: la semana blanca desaparecerá con carácter general y se sustituirá por días de libre disposición que se distribuirán según convenga a cada centro.

I. SÁNCHEZ Directora: "Lo primero es reducir el fracaso"

"Por encima de todo, hay que seguir la línea de acción contra el fracaso escolar", recalca Isabel Sánchez, vicepresidenta de Axia, la asociación que reúne a más de 200 directivos de centros escolares públicos en Cataluña. "Para eso hace falta un compromiso contra el fracaso escolar, pero no solo en la escuela, sino a nivel de toda la sociedad", recalca.

El 29% de los alumnos no logran acabar la educación secundaria en Cataluña. "Para reducir el fracaso es necesario dar el protagonismo a los centros escolares para que puedan definir sus estrategias y proyectos de mejora", añade la vicepresidenta de Axia.

I. FUYÀ Familias: "Hay que acabar con la segregación"

"La gran prioridad debe ser reducir la segregación escolar", asegura Imma Fuyà, presidenta de la federación de familias de alumnos Fapac, que reúne a 2.000 asociaciones de padres y a 400.000 alumnos. El 85% de los inmigrantes van a centros públicos y solo el 15% a concertados.

"Debe mejorar el clima en los centros y activarse la reserva de plazas para los recién llegados, y hay que revisar el decreto de preinscripción y acabar con los fraudes a la hora de empadronarse para entrar en una escuela". Sobre la semana blanca, Fuyà dice que "para las familias que este curso ya han contratado actividades sería un despropósito abolirla".

M. ROS CC OO: "El problema es afrontar la secundaria"

"Hay que afrontar el crecimiento de la secundaria que vendrá en los próximos años, cuando los alumnos de primaria pasen de ciclo. Eso requerirá inversiones, planes y objetivos para que no nos quedemos cortos", dice Montserrat Ros, secretaria de Enseñanza de CC OO.

"Debe cambiarse la confrontación por la confianza en el profesor. Rigau debe hacer gestos, por ejemplo, resolviendo el problema que causa a muchos docentes de la concertada que la bajada de sueldo decretada les haya reducido la cotización a la Seguridad Social". Y cita otras dos metas: plan contra el fracaso y bajar la concentración de inmigrantes en algunos centros.

R. CAÑADELL Ustec: "La paz tiene que volver a las escuelas"

"Necesitamos una Administración con ganas de escuchar y de negociar", afirma la portavoz del sindicato Ustec, Rosa Cañadell. Tras las cuatro huelgas de profesores de los últimos años, añade que "es urgente devolver la paz a los centros y erradicar el malestar del profesorado. Es preciso que el profesorado pueda hacer bien su trabajo con los medios necesarios y la colaboración de las familias".

"Debe pararse el nuevo calendario escolar y los decretos de autonomía y dirección, y mejorar las condiciones de trabajo del profesorado empezando por la rebaja salarial del 5% que se aplicó. Se necesita una apuesta decidida por los centros públicos".

E. PUIG Concertados: "Debe haber mejoras para el maestro

"Al profesorado de la concertada se le ha bajado el sueldo sin ser funcionarios. Debe de haber algún gesto con ellos mejorando sus condiciones laborales, por ejemplo, de horas lectivas", afirma Enric Puig, secretario general de la Fundación Escuela Cristiana, la principal entidad de centros concertados.

"Debe concertarse la educación posbligatoria y extender las ayudas para niños de cero a tres años, dar autonomía real a los centros y dejar trabajar a los maestros", añade. "De cara a la admisión de alumnos, pedimos que se vuelva a dar un punto a los que han tenido a sus padres en el centro en el que quieren entrar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de enero de 2011

Más información