El Gobierno planea excepciones para carreras laborales muy largas y profesiones duras

Elevar la edad de jubilación a 67 años no implica que todos los trabajadores vayan a alcanzar esa meta. El nuevo modelo incluirá dosis de flexibilidad que potencien la decisión del trabajador, según explicó ayer el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, que estos días elabora "justamente esa página del libro", la de la flexibilidad. Granado explicó ayer, a un grupo de periodistas, las pretensiones de la reforma, aunque matizó que aún está sujeta a negociación con los agentes sociales. Estos son los elementos más destacados.

¿Qué implica esa aplicación gradual y flexible en la nueva edad de jubilación?

En primer lugar, que los cambios no serán de hoy para mañana, sino que cada año se alargará un poco la edad de jubilación hasta alcanzar los 67. A principios de año, la vicepresidenta y ministra de Economía, Elena Salgado, propuso dos meses por año a partir de 2013, aunque ese ritmo, bastante acelerado, puede atemperarse. Respecto a la flexibilidad, el Gobierno estudia eximir a determinados trabajadores con gran desgaste físico, como albañiles, de esa obligación. También salvar a quienes acumulan carreras de cotización muy largas, por ejemplo, de 40 años.

Más información

¿Seguirá existiendo la jubilación anticipada?

Octavio Granado explicó que el trabajador seguirá teniendo, como hasta ahora, la posibilidad de jubilarse antes de la edad legal, pero con penalizaciones en la pensión, que posiblemente tengan que ser mayores que hasta ahora. También debe cambiar la edad mínima a la que ahora se puede percibir la pensión (entre 60 y 61 años).

¿Y las prejubilaciones?

Granado avanzó un endurecimiento de esta figura que implicará, entre otras medidas, subir la edad mínima legal a la que las empresas pueden prejubilar a sus trabajadores (ahora, 52 años) y suscribir el convenio con la Seguridad Social por el que siguen pagando la cotización de sus trabajadores.

¿Se mantendrán los incentivos a prolongar la vida activa?

"La idea es aumentarlos, no disminuirlos", explicó el secretario de Estado. Lo que sí tendrá que cambiar será la edad a partir de la que se aplican, ahora fijada en 65 años. Con la mejora de pensión que actualmente disfrutan quienes retrasan su retiro, el número de ocupados que optan por esa vía ha pasado de representar el 1% al 7% en dos años.

¿Cuánto ahorra el sistema al elevar el periodo de cómputo de la pensión?

Si creciera de 15 a 20 años, una de las hipótesis más probables, el gasto bajaría alrededor del 3%, aunque Granado insistió en que en muchos casos el efecto es neutro y además España es el país con el periodo de cómputo más bajo de la OCDE.

Sobre la firma

Lucía Abellán

La redactora jefa de Internacional de EL PAÍS ha desarrollado casi toda su carrera profesional en este diario. Comenzó en 1999 en la sección de Economía, donde se especializó en mercado laboral y fiscalidad. Entre 2012 y 2018 fue corresponsal en Bruselas y posteriormente corresponsal diplomática adscrita a la sección de España.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción