Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reus decreta por sorpresa el veto al 'burka' en edificios municipales

Con tanto secretismo que incluso ha sorprendido a sus socios de gobierno, el alcalde de Reus (Baix Camp), el socialista Lluís Miquel Pérez, ha aprobado por decreto la prohibición del uso del velo integral, burka, en las dependencias municipales. El texto, que Pérez firmó el 1 de diciembre pero no se hizo público hasta ayer, ordena incoar un expediente para modificar la ordenanza municipal y prevé sancionar la infracción que supondría acceder a un edificio municipal ataviado con este tipo de prendas propias del colectivo musulmán como el burka y el niqab. La medida no es vinculante y requerirá de la aprobación del pleno municipal.

El secretismo ha molestado a todos los grupos y el PSC, que gobierna en coalición con ERC e ICV, ya ha perdido el apoyo de al menos uno de sus socios en la votación que debe refrendar la prohibición. "Es inadecuado, inoportuno y no resolverá nada", dijo el portavoz de ICV, Ernest París, quien destacó que los servicios sociales solo han detectado a una mujer que use el velo integral.

CiU y el PP apoyan que el velo integral también sea prohibido en la calle

CiU, que en Reus defiende desde hace meses que el veto al velo integral debe extenderse a las calles de la localidad, avanzó su rechazo a la decisión del alcalde. "No queremos un decreto, sino una ordenanza que amplíe la prohibición a la vía pública", señaló el portavoz convergente, Carles Pellicer.

El Ayuntamiento revivirá el debate sobre el veto al burka que agitó Cataluña y especialmente la provincia de Tarragona, el pasado verano. Esta prohibición, que inauguró Lleida y luego fue imitada por El Vendrell, Tarragona y Cunit, también se debatió en el pleno de Reus en junio. PSC y ERC apoyaron entonces prohibir el uso del velo integral con un texto genérico. CiU y PP, en la oposición, ya exigieron que el veto se ampliara a la vía pública y una mención directa al velo integral, petición que sí recoge ahora el decreto.

Ambos bloques presentaron sendas mociones que fueron rechazadas por falta de consenso. El alcalde respondió que estudiaría aprobar el veto a través de un decreto. No se volvió a manifestar sobre el asunto hasta ayer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de diciembre de 2010