Los Mossos investigan si una red cometió el crimen de Sant Martí

Tres detenidos por ocho robos violentos a joyerías

Los Mossos d'Esquadra han detenido a tres miembros de una banda de atracadores e investigan su posible implicación en el asesinato de un joyero en Sant Martí, ocurrido el mes pasado. Zósimo González fue apuñalado hasta la muerte en su tienda, en la calle de Guipúscoa de Barcelona, por dos jóvenes que se dieron a la fuga en motocicleta.

La policía autonómica arrestó la semana pasada a tres personas como presuntas autoras de ocho robos violentos en este tipo de establecimientos. Entre esos robos está uno que sufrió el propio González hace año y medio. El hombre quedó malherido y tuvo que ser ingresado en el hospital. Lo que aún no está claro es si alguno de los miembros de la banda regresó a la joyería de González el mes pasado y le mató tras encontrar resistencia para llevarse el botín. El inspector jefe del área de patrimonio de los Mossos, Antoni Mariscal, aseguró que no descartan que la banda esté implicada, de alguna forma, en el robo mortal. Pero matizó que, por ahora, no disponen de pruebas para sostener esa acusación.

Los arrestados asaltaron hace año y medio la tienda del joyero fallecido

La policía autonómica sospecha que Geraldo D., de 37 años, Cristian Javier M., también de 37, y Leonardo Carlos M., de 40, son responsables de al menos ocho robos con violencia e intimidación ocurridos en Barcelona y el área metropolitana. Los tres individuos fueron arrestados el jueves por la tarde en la avenida Meridiana, apenas una hora después de atracar una joyería de la Rambla de Catalunya. Los ladrones ya habían guardado las joyas en casa y estaban a punto de tomar un taxi rumbo al aeropuerto de El Prat para enviarlas al extranjero. Los agentes recuperaron la ropa con la que habían cometido el asalto, y de la que se habían desprendido de inmediato.

Los atracadores usaban un alto grado de violencia contra sus víctimas, la mayoría propietarios y empleados de joyerías y representantes del sector. Los investigadores sospechan que cometieron decenas de asaltos en otras localidades de España, e incluso en Italia.

El primer delito que se les imputa ocurrió en septiembre de 2008, cuando asaltaron a un representante y le amenazaron de muerte mientras disparaban sus armas. Se llevaron joyas por valor de 150.000 euros y dejaron a la víctima herida en la calle.

En los asaltos a las tiendas, usaban una violencia "inusual" para dejar a las víctimas sin capacidad de reacción. Uno de ellos acudía bien vestido para que le dejaran entrar y, después, entraba el resto a la carrera. Uno de los detenidos tiene antecedentes por haber asesinado a un hincha de River Plate durante un partido contra Boca Juniors disputado en Argentina. Todos ellos tenían antecedentes por robos con el método del cogotero, es decir, por abordar a personas que acaban de sacar dinero de un cajero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0023, 23 de noviembre de 2010.

Lo más visto en...

Top 50