Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:La crisis del euro

Un escaso margen de maniobra

La necesidad urgente de ayuda al sector financiero condiciona a Irlanda

A diferencia de Grecia, que hace seis meses tuvo que aceptar las duras exigencias de la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para recibir una ayuda de 110.000 millones, Irlanda trata de establecer sus propias condiciones. El margen de maniobra del Gobierno de Dublín es, sin embargo, muy estrecho ante la urgencia en recomponer su sistema financiero. A principios de la semana próxima podría alcanzarse un acuerdo por el que la UE y el FMI concederían una ayuda a Dublín de varias "decenas miles de millones", según las autoridades irlandesas, que podría llegar a los 100.000 millones.

El Gobierno irlandés ya ha inyectado 50.000 millones de capital a los bancos y asumido otras responsabilidades como la concesión de avales y compra de activos dañados por valor de otros 230.000 millones. Además los bancos irlandeses pueden seguir abiertos gracias a la liquidez de 130.000 millones que les ha proporcionado el Banco Central Europeo, (BCE). Pero todavía harán falta más ayudas para evitar la quiebra financiera en la que se encuentra el país como resultado de la política ultraliberal del Gobierno de Dublín.

Desde el pasado jueves, una misión de 40 expertos de la Comisión Europea, el BCE y el FMI se encuentra en Dublín y otras ciudades irlandesas para examinar sobre el terreno el plan de ajuste de 16.000 millones durante cuatro años elaborado por el Gobierno y el detalle de las condiciones del mismo. El punto más espinoso es la subida de impuestos que exigen la UE y el FMI. Las ayudas se conceden directamente a los Gobiernos, aunque luego en este caso se canalicen en su mayor parte finalmente hacia los bancos. Los fondos procederán de las siguientes cuatro fuentes:

- La Facilidad Europea de Estabilidad Financiera (FEEF). Es un instrumento temporal para un periodo de tres años constituido por los 16 países del euro que puede captar del mercado hasta 440.000 millones para prestarlos posteriormente a los países con necesidades bajo "condiciones drásticas" y a un "coste disuasivo", según ha señalado su presidente Klaus Regling. La FEEF ha logrado la calificación AAA por las principales agencias y puede conseguir los fondos en un plazo de entre cinco y ocho días, según Regling. España garantiza 52.352 millones. Las ayudas en forma de préstamos a cinco años se concederán por mandato del Eurogrupo.

- El Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiera (MEEF). Está constituido por la Comisión Europea hasta una cuantía de 60.000 millones con garantía del presupuesto comunitario. Los fondos también se obtendrán a través de emisiones de eurobonos en los mercados de capitales.

- El FMI. El Fondo ha comprometido 250.000 millones para auxiliar a los países en crisis que tengan dificultades o no puedan financiar su deuda en los mercados. La contribución del FMI será la mitad que la de la UE.

- Reino Unido ha ofrecido préstamos bilaterales a Irlanda, para evitar un colapso de su sistema financiero. Reino Unido tiene una exposición de 109.000 millones de euros en Irlanda. Especialmente atrapado está el Royal Bank of Scotland, el banco británico que ya tuvo que ser nacionalizado en octubre de 2008.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de noviembre de 2010