Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El futuro político de Berlusconi se decide el 14 de diciembre

El Parlamento votará ese día una moción de censura al Gobierno

En la incertidumbre en la que está sumergida la política italiana desde hace meses, la reunión mantenida ayer por el jefe de Estado, Giorgio Napolitano, y los presidentes de las dos Cámaras del Parlamento estableció un primer punto firme. El 14 de diciembre el Gobierno de Silvio Berlusconi se someterá a dos mociones, una de confianza en el Senado y otra de censura en el Congreso, que determinarán el futuro del Ejecutivo.

El presidente de la República convocó el lunes a los jefes del Parlamento tras la salida del Gobierno de un ministro, un viceministro y dos secretarios de Estado partidarios del ex aliado de Berlusconi Gianfranco Fini. El encuentro, que duró una hora, fue el primer acto oficial de Napolitano en la gestión de la crisis que se abrió en julio con la salida de los partidarios de Fini del Pueblo de La Libertad, el partido que ganó los comicios en 2008.

Berlusconi tendrá que dirigirse al Parlamento el 13 de diciembre. En el Congreso, al primer ministro le faltan al menos 10 diputados para rechazar la moción de censura. En el Senado, donde puede conservar la mayoría, sus partidarios presentaron la moción de confianza como el contraataque del Pueblo de la Libertad, que arropa a su líder hasta el final.

Los tres primeros cargos institucionales del país acordaron dar prioridad a la aprobación de la Ley de Presupuestos para 2011, fundamental para garantizar la estabilidad financiera del país. El calendario pactado prevé el voto de la ley -cuyo debate arrancó ayer en un Congreso prácticamente desierto- el 10 de diciembre. La oposición, tanto de izquierdas (Partido Democrático e Italia de los Valores) como de centro (los partidos católicos Alianza para Italia y Unión de Centro), firmó un documento en el que se compromete a no poner trabas al trámite parlamentario "por sentido de responsabilidad". Los Presupuestos podrían ser el acto concluyente de una mayoría que ya no existe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de noviembre de 2010