Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El conflicto del Sáhara

El PP se une a IU en la protesta contra la opresión en el Sáhara

Políticos, sindicatos y artistas critican la actitud del Gobierno

Los gritos de condena a la actitud violenta del Gobierno marroquí contra el pueblo saharaui y las exigencias al Ejecutivo español para que adopte una postura clara y firme contra los abusos en el Sáhara Occidental llegaron ayer, desde toda España, al centro de la capital. Miles de personas, entre las que se encontraban dirigentes del PP, IU, UPyD, CC OO, UGT y representantes del mundo de la cultura, como Javier Bardem o Rosa María Sardá, protagonizaron una marcha en la que varios jóvenes quemaron y escupieron banderas marroquíes e imágenes del monarca alauí Mohamend VI. Ningún dirigente socialista acudió a la protesta en representación de su partido.

"¡Si esto no termina... Guerra, guerra, guerra!". El grito se repitió entre las decenas de jóvenes saharauis residentes en toda España que viajaron en autobús hasta la capital. "Toda mi familia está en El Aaiún y en los campamentos. Hace cinco días que no sé nada de uno de mis primos y otro ha aparecido torturado, con los brazos llenos de quemaduras y golpes", aseguraba Ahmed Murai, rodeado de saharauis que, con historias parecidas, alegaban que la "única solución para que haya justicia" es la lucha armada.

"Si anuncian que habrá guerra allí estaré", dice un manifestante

"Después de 35 años de conflicto ya no creo en la política. Si anuncian que habrá guerra allí estaré. No me queda otra cosa en la vida que mi país", explicaba Salama Salama Mohamed. "Preferimos morir todos a que Marruecos se quede con nuestra tierra", gritaba un compañero a su lado.

"Hagamos un llamamiento al rey de Marruecos para que frene esta respuesta desproporcionada y cruel. ¿Cuánto vamos a tener que esperar para que la comunidad internacional atienda al pueblo saharaui? Exijamos al Gobierno de España una actitud firme ante los abusos así como el cese de la venta de material bélico a Marruecos", clamó el actor Javier Bardem ante la multitud que abarrotó la Puerta del Sol, con una capacidad para 40.000 personas.

"Es lamentable el pragmatismo ramplón que está acreditano el Gobierno con su comportamiento en este grave conflicto", proclamó el secretario general de UGT, Cándido Méndez. "Frente a la masacre no vale la cobardía ni los intereses que se superpongan a los derechos humanos y a la libertad de un pueblo que quiere decidir su destino", gritó el líder de CC OO, Ignacio Fernández Toxo.

El vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, que recibió gritos de rechazo de alguno de los manifestantes, también se unió a la marcha. "Los derechos humanos no pueden someterse a los intereses de España, ya que no es interés de España aquel que esté manchado de sangre", dijo González.

La protesta siguió en la calle de Ferraz donde 13 furgones policiales blindaron la sede del PSOE para evitar que los manifestantes se acercasen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de noviembre de 2010