Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Limpia, fija y da esplendor...

El árabe tiene dos sonidos que pueden representarse por la letra k al transcribirlos al alfabeto latino. Los arabistas han convenido tradicionalmente utilizar para uno la k, como en Kuwait, y para el otro la q, como en Qatar. La RAE ha decidido que no merece la pena consultar a arabistas para fijar la ortografía castellana de los nombres árabes. Y que los qataríes no merecen el respeto de conservar la grafía oficial que usan para transcribir el nombre de su país al alfabeto latino: esa extrañeza de la q sin u seguida puede ser válida en sueco, francés o serbocroata, pero en lo sucesivo será incorrecta en castellano.

Es una decisión útil y práctica. Gracias a ella, en un mundo conectado por Internet, cuando alguien busque algún dato sobre un sultanato del golfo Pérsico, encontrará decenas de acepciones acerca de probar el vino, el queso y otros manjares; e incluso sobre pruebas previas a la edificación o la explotación minera realizadas por geólogos. Difícilmente encontrará vuelos a Doha (¿Doja? ¿Doa?), salvo quizá de Iberia, pero a quién puede interesarle ir allí.

Fijar la ortografía para facilitar la pronunciación de quienes solo hablan castellano peninsular me parece un progreso estupendo: utilizar grafías que muestran que el mundo no se acaba en Burgos o Toledo es una complicación inútil. El primer paso, siempre el más difícil, ya está dado: preparémonos para dar la bienvenida a Líverpul, Cubait (¿Cuvait?), Río de Enero, San Pedroburgo (o mejor Villasanpedro), Glasgou, Guasinton, Dacar, Nueva Deli, Estutgar... ¡Qué limpieza, fijeza y esplendor! Las Universidades de Jarvar y Cambrich deben de andar ya tomando nota.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS