Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rabat intenta desactivar la protesta saharaui en El Aaiún con oferta de tierras y subsidios

No hay negociación, pero sí una batalla propagandística entre Marruecos y el comité que regenta el campamento de protesta de Agdaym Izik que concentra a 20.000 saharauis en las afueras de El Aaiún (Sáhara Occidental).

"Un gran número de ciudadanos que han levantado jaimas [tiendas nómadas] en la periferia de El Aaiún afluyen a la sede de la Wilaya [Gobierno Civil]" para poder beneficiarse de las ofertas que les ha hecho el gobernador, Mohamed Guelmouss, según la agencia de prensa oficial marroquí MAP.

Para animar a los saharauis a deponer su actitud, las autoridades marroquíes regalan 600 parcelas a otras tantas viudas saharauis en situación precaria junto con pequeños créditos para construir sus viviendas. En breve ofrecerán también terrenos urbanos a divorciadas saharauis y a familias humildes.

"Cientos de personas" del campamento han recibido además, según la MAP, las llamadas cartillas de la promoción nacional que permiten a los parados cobrar una prestación de unos 130 euros mensuales.

Desde el campamento se desmienten las "deserciones" que anuncia la prensa oficialista. El comité organizador de Agdaym Izik improvisó, el lunes por la tarde, un mitin para recordar a los acampados que en otras ocasiones Rabat hizo promesas a los saharauis que nunca cumplió. Les instó a no desmantelar sus jaimas y recalcó que su objetivo era arrancar la creación de varios miles de puestos de trabajo.

Las propuestas de la Administración marroquí a la población de Agdaym Izik no son fruto de un diálogo porque el comité que la representa supedita la apertura de negociaciones al levantamiento del "bloqueo militar" alrededor del campamento y al libre acceso a la prensa. Rabat exige, en cambio, el desmantelamiento de las tiendas antes de sentarse a discutir.

El mitin del lunes concluyó con una fiesta en la que algunos participantes entonaron un par de canciones independentistas, pero la dirección de la protesta solo formula reivindicaciones sociales.

Los que sí se sentarán a negociar serán, el próximo lunes y martes, Marruecos y el Frente Polisario, el movimiento independentista saharaui, según anunció ayer el portavoz de la ONU. Esta tercera sesión formal de negociaciones se celebrará en Greentree (Nueva York) y a ella asistirán como observadores delegaciones de Argelia y Mauritania.

Emhamed Khadad, uno de los negociadores del Polisario, señaló que sacarán a relucir ante los adversarios marroquíes la asfixia a la que sus fuerzas de seguridad someten al campamento.

El sábado, justo antes del arranque de la negociación, se cumplirán 35 años del inicio de la Marcha Verde que permitió a Marruecos apoderarse del Sáhara, entonces colonia española. Con ese motivo está previsto que el rey Mohamed VI pronuncie un discurso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de noviembre de 2010