Entrevista:ABBAS KIAROSTAMI | Director de cine

"No tengo muchas esperanzas de que se pueda construir otro Irán"

El realizador iraní estrena en España su nueva película, Copie conforme, protagonizada por Juliette Binoche

A Abbas Kiarostami (Teherán, 1940) nadie puede pedirle historias convencionales. El pope del cine iraní sabe cómo darle la vuelta a cualquier situación. Con su último trabajo, Copia certificada (que se estrenará el viernes en España tras su paso por la Seminci), su protagonista, Juliette Binoche, ganó el premio a la mejor actriz en Cannes; y eso que director e intérprete ni siquiera hablan una lengua común. Más aún, Kiarostami rodó en la Toscana un drama amoroso con diálogos en inglés, francés e italiano sin entender ninguno de los tres idiomas. La película contiene dos historias de amor unidas por una bisagra -un diálogo en un café italiano- que hace que el público no sepa si son dos parejas encarnadas por los mismos actores o la misma pareja en distintos momentos.

El régimen de su país le ha negado el permiso para rodar allí su nuevo filme

Algo parecido ocurre con esta entrevista telefónica. Kiarostami solo habla farsi, así que responde las preguntas desde Teherán, mientras su ayudante de dirección, Massoumeh Lahidji, otra bisagra (la persona que salva la incomunicación como ya hizo durante el rodaje), las traduce al instante al castellano en París.

Pregunta. ¿No teme que el público se pierda en el juego de mismos rostros, distintas historias?

Respuesta. Es un riesgo. Pero es mayor el peligro de caer en lo convencional, en los clichés de las típicas historias de amor.

P. En Cannes le preguntaron por Mulholland Drive, de Lynch, por Te querré siempre, de Rossellini, por Bergman... Parece que su juego de copia / original provoca otro juego en las referencias...

R. No me sorprende que haya familiaridades entre mi película y otras. Es lógico: todos tomamos como modelo el ser humano. En la película se defiende que es complicado saber cuál es el original y cuál la copia. Yo mismo sé que hay coincidencias con Rossellini, aunque solo lo vi después.

P. ¿Cómo se sentía al no entender a los actores?

R. Pues igual que ahora con usted. Yo me fijaba en el tono, en los gestos... Ha sido liberador, por una vez me concentré en la imagen y nada más. Ojalá pudiera hacer esto en mis películas iraníes y, como los sordos, olvidarme del diálogo y centrarme en los gestos.

P. ¿Copia certificada es un cambio en su carrera?, ¿rodará más veces en Occidente?

R. Ni es un giro definitivo ni una anécdota sin importancia. Quiero ver adónde me lleva el viento. En mi próximo trabajo me alejará aún más.

P. El estilo Kiarostami supera idiomas y localizaciones...

R. Pues hay gente que dice lo contrario. No sé qué decir, no tengo aún la suficiente distancia. Tener un estilo es inevitable, yo no me siento ni orgulloso ni me avergüenza.

P. ¿Se siente más libre en sus movimientos que otros cineastas iraníes, como Jafar Panahi o la familia Makhmalbaf?

R. No sé por qué piensa eso. Llevo ya un tiempo sin estrenar en Irán. Pero he elegido vivir en mi ciudad natal. Mi próxima película quería rodarla aquí, y me han denegado el permiso. Ahora la filmaré en Japón.

P. ¿En Japón?

R. ¿Por qué no? Es una historia de amor entre un hombre y una mujer, algo que no puedo rodar en Irán. En Copia certificada acabé entendiendo algunas palabras, en Japón sé que no entenderé nada.

P. ¿Confía en el futuro de su país, en la inmensa masa de jóvenes que pueden cambiar la política de Irán?

R. No, soy muy pesimista. Esa juventud no influirá tanto en mi país como el petróleo, que es quien manda. Hoy he visto unos cortos de jóvenes cineastas, y me he sentido orgulloso de ellos. Pero solo desembarazándonos del poder del petróleo podremos construir otro Irán. Por desgracia, no tengo muchas esperanzas de que pueda hacerse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 26 de octubre de 2010.

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Lo más visto en...

Top 50