Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco de España impide al ex director de Caixa Galicia colocarse en la nueva caja gallega

La fusión de las cajas gallegas, cerrada el lunes, estuvo en vilo hasta el final. El intento de José Luis Méndez, ex director general de Caixa Galicia y supuestamente jubilado, por buscarse un puesto en la nueva entidad fusionada elevó tanto la tensión que obligó a que interviniera el Banco de España. El supervisor fue quien puso fin al intento de Méndez de regresar al consejo, según diversas fuentes financieras y políticas. Méndez, que ha estado en el cargo durante los últimos 29 años, mantuvo el suspense de la fusión hasta el final, cuando todos los escollos parecían ya definitivamente solventados. Horas antes de que las asambleas de Caixanova y Caixa Galicia votasen el acuerdo de integración, el pacto estuvo a punto de tambalearse.

La suerte de Méndez estaba echada desde la pasada primavera, cuando el Banco de España dio finalmente su respaldo a la operación para fusionar las dos cajas gallegas promovida desde meses antes por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. Pero el supervisor financiero impuso varias condiciones. Caixanova, la entidad de menor tamaño, tendría una posición preponderante en el proceso, del que Méndez quedaba expresamente apartado. Con estas premisas se cerró el acuerdo de fusión, que prevé una presidencia rotatoria durante tres años, cuyo primer turno será para Julio Fernández Gayoso, de Caixanova, que también consiguió la dirección general para José Luis Pego.

Sin puesto en el consejo de administración, Méndez se jubiló de Caixa Galicia el 16 de septiembre, tras cumplir 65 años, y se quedó como presidente de la fundación de la entidad. Nadie contaba ya con él, pero en los días previos a las asambleas convocadas para ratificar el acuerdo, Méndez se resistió a salir de escena. Espoleado por sus aliados en empresas y medios de comunicación con fuertes vinculaciones a la caja, intentó recabar apoyos políticos y financieros para regresar. Caixanova se negó en redondo y la intervención del Banco de España confirmó que el veto seguía vigente. Méndez ni se presentó a la asamblea que ratificó la fusión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de octubre de 2010