Reportaje:Los escándalos que afectan al PP

Objetivo: recuperar el dinero

El juez Pedreira ha evitado aplicar medidas carcelarias a los acusados y su propósito es hallar los millones robados

Una vez que el constructor Alfonso García Pozuelo ha entregado al fisco casi 20 millones de euros, lo previsible ahora es que el juez Pedreira, instructor del caso Gürtel, retire el delito fiscal que le atribuía la Fiscalía Anticorrupción. El empresario ha pagado incluso las preceptivas multas. Hacienda ya no tiene nada contra él.

Fuentes de la investigación están convencidas de que la acción de García Pozuelo reconfortará a Pedreira, cuyo objetivo prioritario es "recuperar el dinero". "Desde el principio, más que enviar a la cárcel a los acusados, su obsesión ha sido que el dinero defraudado o robado vuelva al erario público", señalan.

En busca de los millones que aún oculta el cabecilla de la trama, Francisco Correa, Pedreira ha enviado 15 comisiones rogatorias, con regular éxito, a una decena de países. Fundamentalmente Estados Unidos, cuyas autoridades también están investigando minuciosamente a Correa; Venezuela, Colombia, Suiza, Portugal... y varios paraísos fiscales (Ver gráfico de la página anterior). No todos los países están colaborando, aunque Pedreira ha logrado bloquear 17 millones de Correa y cuatro más a su número dos, Pablo Crespo, en Suiza, además de inmuebles en Miami y Colombia. Pero aún queda mucho dinero por aflorar. Correa lo llevaba a paraísos fiscales, interponía sociedades opacas y lo blanqueaba en España pagando sobornos a políticos.

Inminente reapertura de las diligencias que están bajo secreto
Más información
Un constructor de 'Gürtel' devuelve 20 millones al fisco y da un vuelco al caso

No es Pedreira un juez propenso a medidas carcelarias. Magistrados que le conocen le consideran "muy garantista" con los justiciables. Durante más de un año ha mantenido las órdenes de prisión que Garzón dictó contra los tres cabecillas de la trama Gürtel -Correa, Pablo Crespo y Antoine Sánchez- y ha dejado libres, aunque imponiendo fianzas de carácter civil -650.000 euros y 1,8 millones, respectivamente- a El Bigotes y El Albondiguilla, ex alcalde de Boadilla del Monte, por ejemplo. Según estas fuentes, Pedreira sostiene que la prisión provisional es una medida de aplicación muy excepcional. Imputados como el ex vicepresidente de Repsol José Ramón Blanco Balín, el ex consejero de Esperanza Aguirre Alberto López Viejo o los diputados populares de la Asamblea de Madrid Benjamín Martín Vasco o Alfonso Bosh, incluso el propio Bigotes, habrían estado muy cerca de la cárcel si la investigación de Gürtel cae en manos de otro juez, subrayan estos magistrados.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Por otra parte, la apertura total del sumario del Gürtel a las partes es inminente. Quizás a finales de esta misma semana. La próxima como mucho. Y es que el Tribunal Supremo está apremiando para que se levante el secreto y poder utilizar así los más de 100.000 folios que abarcan las diligencias. ¿La intención? Analizar si el juez Garzón, primer instructor de Gürtel, cometió prevaricación al ordenar la intervención de las comunicaciones que mantuvieron en la cárcel los jefes de la trama con sus abogados. El juez del Supremo Alberto Jorge Barreiro lleva este asunto. Esas escuchas carcelarias fueron anuladas por la Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Algunos abogados, tras los encarcelamientos, hablaron con Correa de blindar el dinero en el extranjero para eludir las comisiones rogatorias e impedir el bloqueo del dinero en cuya búsqueda sigue obsesionado Pedreira.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS