Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Golpe al entramado político de la banda

El Gobierno vasco y el PSE cierran filas con Eguiguren

Ni el Gobierno vasco ni el PSE se muestran preocupados porque las "reflexiones personales" del presidente del partido, Jesús Eguiguren, puedan abrir una vía de agua en el camino decidido frente a ETA y a la ofensiva política de la izquierda abertzale. Tampoco creen que afecte al pacto con el PP vasco, cuyo presidente, Antonio Basagoiti, se entrevistará el lunes con el lehendakari, Patxi López. Son reflexiones personales y de futuro, recalcaron ayer tanto el Ejecutivo socialista como el propio PSE.

López optó el domingo por callar, después de que Eguiguren le requiriese un papel más activo y previsor en el escenario que se abre. Ayer, tanto la portavoz del Gobierno, Idoia Mendia, como el del PSE, José Antonio Pastor, coincidieron en restar importancia a sus palabras y a la diferencia de criterios que puedan dejar ver. Mendia instó a leerlas "con detenimiento" para descartar que encierren tal distancia.

Lo que cuenta, vinieron a decir ambos, es que la política antiterrorista no ha variado un ápice, y es el lehendakari el que la marca. Eguiguren no solo la comparte y no la cuestiona, sino que, en palabras de Pastor, es uno de sus "artífices".

Sin embargo, los matices de Eguiguren han servido al PNV para acusar a los socialistas de "jugar con dos barajas", en palabras de su portavoz parlamentario, Josu Erkoreka. El sector más sensible ante la izquierda abertzale está forzando una reflexión interna que se concretará en "alguna iniciativa", según su presidente, Iñigo Urkullu.

Esa perspectiva parece preocupar algo más al Gobierno vasco, que consideraría un "error tremendo" un paso unilateral.

Basagoiti, por su parte, recalcó en Onda Cero que Eguiguren "siempre se equivoca" en sus análisis sobre la voluntad de ETA y Batasuna.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de septiembre de 2010