Las víctimas sexuales de la Iglesia belga exigen justicia

Los cientos de víctimas de sevicias sexuales de religiosos en Bélgica se han hecho acreedoras a la intervención de la justicia secular, a la que piensan recurrir como mínimo para ser indemnizadas por los daños sufridos, según Walter Van Steenbrugge, abogado de una treintena de personas. "Las víctimas tienen derecho al reconocimiento de los hechos y a que se les compense, y por ello van a luchar", declaró. A falta de determinar la acción a seguir, el abogado mantiene que la jerarquía religiosa tenía conocimiento de la podredumbre desde la década de los noventa, aunque sólo el hecho de que trascendieran en abril los abusos del obispo de Brujas, Roger Vangheluwe, dio fuerza a las víctimas para tomar la iniciativa con vigor.

Más información

Buena parte de las atrocidades ahora reveladas por el informe Adriaenssens se perpetraron durante los cuarenta años que tuteló la iglesia el cardenal Godfried Danneels, quien hizo oído sordos en su día a las víctimas que acudieron en busca de su amparo. Danneels se dice hoy impactado por la lectura de los testimonios. "Son estremecedoras historias de sufrimiento humano, algunas de las cuales son atroces", manifiesta el prelado por boca de un portavoz. Ante la publicidad de los hechos, el cardenal ofrece su "compasión a las víctimas por el daños causados por gentes de la Iglesia, cuyo comportamiento es una enorme vergüenza para la Iglesia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 13 de septiembre de 2010.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50