Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Una joya del romanticismo

"A oscuras escucho. Y en más de una ocasión / he amado el alivio que depara la muerte / invocándola con ternura en versos meditados / para que disipara en el aire mi aliento. / Ahora más que nunca morir parece dulce [...]". La poesía del británico John Keats apela directamente a los sentidos. Se huele, se saborea, quema, hiela, duele. Como Bright star, la sensacional biografía cinematográfica que ha compuesto la australiana Jane Campion sobre la personalidad y el ambiente en el que (sobre)vivió el poeta (1795-1821). Una obra mayor que, ya desde su punto de vista, se conforma como un prodigio de agudeza, de despliegue de recursos cinematográficos de todo tipo, con una admirable coherencia entre fondo y forma.

BRIGHT STAR

Dirección: Jane Campion.

Intérpretes: Abbie Cornish, Ben Whishaw, Paul Schneider, Kerry Fox, Edie Martin.

Género: drama. RU-Australia, 2009.

Duración: 119 minutos.

Para empezar, Campion ha preferido centrar la historia en Fanny Brawn, la que fuera objeto del amor (correspondido) de Keats, una mujer con la modernidad por bandera que parece recién salida de una novela de Jane Austen, contemporánea del poeta, un terremoto de personalidad a contracorriente a la que pone rostro la serenísima belleza natural de la actriz Abbie Cornish. Ya desde el cartel, que parece un cuadro prerrafaelista, Bright star está cuidada hasta el último detalle, aunque con una pulcritud alejada del academicismo, cargada de singularidad.

Cada soplo de viento, cada portazo, cada suspiro, cada mirada, tienen un por qué y, sobre todo, un cómo. La puesta en escena de Campion, más cercana a la trascendente levedad del Dublineses de John Huston que a la espectacular grandilocuencia de El piano, su obra más famosa, provoca que, como la poesía de Keats, la historia se pueda oler y tocar tanto como verse y oírse.

Olvídense del presuntuoso lujo habitual de este tipo de productos. Bright star, presentada entre elogios en el Festival de Cannes del año 2009, es una joya del romanticismo, una joya del cine.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de septiembre de 2010