Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las hipotecas empiezan a encarecerse por primera vez en casi dos años

La subida del Euríbor al 1,42% impulsará levemente el coste de los préstamos

Inmersas en la crisis más devastadora de las últimas décadas -paro desbocado, impuestos al alza, salarios a la baja...-, las familias han notado últimamente pocas alegrías en sus bolsillos. La cuota hipotecaria ha sido hasta ahora uno de los escasos motivos de buenas noticias, ya que revisión tras revisión se iba haciendo más pequeña. El Euríbor tocó el máximo de sus 10 años de historia hace dos años al superar el 5,3% para desplomarse poco tiempo después, hasta tocar el mínimo del 1,2% el pasado mes de marzo.

Mientras que los otros indicadores económicos siguen sin anunciar el fin de las penurias, el Euríbor -que no solo afecta a las familias, sino también a las empresas con deudas ligadas a este índice- ya ha puesto la marcha hacia adelante, aunque sea a poca velocidad. Este será el quinto mes consecutivo de subida. Pero lo más importante es que, por primera vez desde octubre de 2008, los préstamos que se revisen con el dato de agosto se van a encarecer. Es la primera vez en casi dos años en que el Euríbor aumenta respecto a su valor de 12 meses atrás: ahora va a cerrar en el 1,42% y en agosto de 2009 estaba en el 1,33%.

El coste de los préstamos va a subir, pero no hay motivo de alarma. Porque una hipoteca media -150.000 euros con un diferencial del 0,5% a devolver a 25 años- que se revise con el dato de agosto pasará a costar 630 euros, tan solo seis euros más de lo que se pagaba con el Euríbor de hace un año. Es decir, un sobreprecio anual en torno a 75 euros. Y la variación es bastante parecida -menos de 10 euros al mes- para los que tengan deudas a distintos plazos (ver gráfico).

Los expertos coinciden en que el índice que condiciona la mayoría de hipotecas va a seguir creciendo poco a poco en un futuro próximo. Es previsible que el Euríbor ronde el 1,5% a finales de año. Si se compara este dato con el de diciembre de 2009, resultaría un aumento para una hipoteca media de unos 225 euros al año.

Lo paradójico es que el mayor peligro para los presupuestos de familias y empresas proviene de lo bien que le vaya a otros países. Porque si se confirma la robusta recuperación de la economía alemana, arreciarán las presiones para que el Banco Central Europeo (BCE) suba los tipos del 1% actual. Este movimiento sería fatal para una economía como la española, que está todavía en la UVI, y serviría como acicate para que la carrera del Euríbor tome fuerza. "Alemania dicta la política del BCE. Mi pronóstico es que de aquí a finales de año Jean-Claude Trichet subirá en un cuarto de punto los tipos, hasta dejarlos a medio plazo en torno al 2% o al 2,5%. Pero una subida prematura sería enormemente complicado para la economía española, que necesita intereses bajos", sostiene el catedrático de Hacienda Pública Juan José Rubio Guerrero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de agosto de 2010