La subida de impuestos que plantea Blanco desata un alud de críticas

Economía rehúye entrar en el debate iniciado por el 'número dos' del PSOE

El Gobierno ultima una subida fiscal que plasme la promesa del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de subir los impuestos a quienes más tienen. A poco más de un mes de que se aprueben las novedades tributarias, el ministro de Fomento y número dos del PSOE, José Blanco, ha caldeado el ambiente con una "reflexión personal" sobre los tributos que se pagan en España. El planteamiento del ministro de elevar la carga fiscal para equipararla a la media europea ha desatado un alud de críticas en partidos, sindicatos y organizaciones de consumidores, incluso entre los partidarios de subir impuestos.

El único departamento que guardó ayer un silencio sepulcral ante las palabras de Blanco divulgadas el domingo fue precisamente el artífice de estos cambios. El Ministerio de Economía y Hacienda rehusó comentar las palabras del ministro, que considera "muy bajos" los impuestos en España si se quieren "unos servicios públicos y unas infraestructuras de primera".

El PP dice que Blanco suplanta a Salgado y que crea desconcierto
UGT aboga por una "reconstrucción global" del sistema tributario

Más información

El secretario de Organización del Partido Popular interpretó como "un signo del desconcierto" del Gobierno el hecho de que sea Blanco y no la vicepresidenta y ministra de Economía, Elena Salgado, quien prepare el terreno para las subidas de impuestos. Para González Pons, los españoles "están ya muy hartos" de que les suban los impuestos, por lo que reclamó "un cambio de Gobierno".

Incluso Izquierda Unida, partidaria de elevar la presión fiscal, acogió con recelo el mensaje de Blanco. Se trata de un "señuelo de verano para incautos", juzgó el portavoz parlamentario, Gaspar Llamazares, que recuerda unas declaraciones similares del ministro en agosto del año pasado sobre la conveniencia de subir los impuestos a las rentas más altas y que más tarde se tradujo en la subida del IVA y la desaparición del impuesto de patrimonio.

En cualquier caso, si prospera la propuesta en la que Hacienda trabaja desde hace meses -una subida moderada del IRPF en el último tramo de renta, el de los ingresos más elevados-, la respuesta del Gobierno coincidirá bastante con el mensaje que Blanco envió hace ahora un año. El esquema final se aprobará con los Presupuestos Generales de 2011, que se presentarán a finales de septiembre.

Pese a que son pocos los contribuyentes con ingresos altos, aportan un volumen nada despreciable de recursos. Casi el 40% del dinero ingresado en 2008 correspondió a ciudadanos con rentas superiores a los 60.000 euros, según datos de la Agencia Tributaria. Si se aíslan los que pueden corresponder más a la imprecisa definición de ricos -rentas por encima de 150.000 euros-, el volumen de recursos aportados se sitúa en el 15%.

Los partidos clave para sacar adelante las cuentas del Estado tampoco vieron con buenos ojos la reflexión de Blanco. Una subida de impuestos en un contexto de fuertes restricciones del gasto podría llevar al país a una nueva recesión "muy importante", aseguró Pedro Azpiazu, responsable económico del PNV en el Congreso, a RNE. Un mensaje similar lanzó Josep Sánchez Llibre, diputado de CiU, que acusó al Ejecutivo de hacer política fiscal "a golpe de titular". CiU propone rebajas de cuotas empresariales a la Seguridad Social para dinamizar la economía.

Más que subir o bajar impuestos, los inspectores de Hacienda reclaman que se aborden "las razones profundas por las que ha caído la recaudación", explica el portavoz de la Organización de Inspectores de Hacienda del Estado, Francisco de la Torre. El sindicato de técnicos de Hacienda Gestha subraya que la presión fiscal sobre los trabajadores ya es alta y que el problema es la economía sumergida.

También los sindicatos esbozaron su alternativa fiscal. UGT abogó por "una reconstrucción global" que recupere el impuesto de patrimonio, eleve el IRPF para las rentas más altas y grave más el capital. CC OO reclamó "un giro en la política fiscal que recupere el carácter progresivo y distribuidor". Para la organización de consumidores CECU, la presión fiscal ya ha aumentado bastante en los últimos años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 17 de agosto de 2010.

Lo más visto en...

Top 50