Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Primer brote de medusas en un verano tranquilo

En Alicante se cerraron temporalmente varias playas

Lanchas motoras de la Consejería de Medio Ambiente patrullaban ayer las costas de la Marina Alta, en el norte de Alicante, con el fin de detectar nuevos bancos de medusas, como el que el jueves obligó a cerrar al baño un área de cinco kilómetros en la costa de Les Rotes de Dénia. Antes de que se izara la bandera de prohibición, la Cruz Roja tuvo que atender en apenas media hora a medio centenar de bañistas afectados por las picaduras de la especie Pelagia noctiluca, que también se han dejado ver en la localidad vecina de Xàbia.

Ayer no hubo medusas, pero los vigilantes son conscientes de que pueden regresar en cualquier momento. Se trata de la peor plaga desde el verano de 2008, cuando en tan solo dos meses se contabilizaron 4.000 picaduras en Dénia, en su mayor parte de otra especie más tóxica que ahora no se ha detectado.

Siempre hubo medusas en esta parte de la costa debido a su peculiar estructura geográfica, ya que los bancos de celentéreos que las corrientes arrastran al golfo de Valencia se estrellan en el cabo de la Nao. El problema se ha multiplicado en los últimos años por la presión urbanística y demográfica sobre el litoral, la contaminación o las altas temperaturas del mar.

Sin embargo, en el resto de la costa mediterránea, la situación es de normalidad, y los expertos creen que este verano se verán en las playas españolas menos ejemplares de las especies más tóxicas, como la carabela portuguesa. El Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino repite este año el Plan Medusas (www.planmedusas.es), con una red de observadores voluntarios, y realiza una experiencia piloto de un sistema para predecir la aparición de enjambres de medusas en varios puntos de la costa española, midiendo temperatura, corrientes, clorofila y salinidad.

En Andalucía, la Consejería de Salud de la Junta no ha alertado hasta ahora de la presencia de estos visitantes marinos, informa Laura Contreras, pero sí mantiene en un apartado de su portal de Internet (www.juntadeandalucia.es/salud) información sobre el tema, ya que en los últimos años la presencia de medusas ha interrumpido el ocio de muchos veraneantes.

En el litoral vasco han aparecido menos medusas este año que en 2009, informa Isabel Landa. Solo ha habido 86 personas afectadas por las picaduras en Guipúzcoa y 101 en Vizcaya, frente a las 1.500 del año pasado por estas fechas. Numerosas playas vascas han izado estos días atrás las banderas amarilla y roja para evitar las picaduras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de julio de 2010