Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero recibe mañana a Paul Kagame, imputado por genocidio

El presidente ruandés es el presunto responsable de la muerte de miles de hutus, según la Audiencia Nacional

Su código de radio era 0 Bravo. Bajo ese seudónimo, la medianoche del 23 de abril de 1994, el presidente de Ruanda, Paul Kagame, dio presuntamente la orden de realizar el screening, que en el código interno del Ejército Patriótico Ruandés (EPR), significaba la "eliminación sin distinción", según varios de sus compañeros de guerra. Sus tropas se dirigieron entonces al estadio de Byumba (norte de Ruanda), en el que las fuerzas tutsis confinaron a unos 2.500 desplazados hutus, y lanzaron al interior decenas de granadas, para después entrar a sangre y fuego. Dejaron un solo superviviente.

Kagame, al que el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu imputa por esas y otras matanzas los delitos de genocidio, crímenes de lesa humanidad, crímenes de guerra y atentado terrorista, se reunirá mañana en La Moncloa con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Lo hará a pesar de ser, supuestamente, el principal inductor de la muerte del misionero español Joaquim Vallmajó y de los cooperantes de Médicos del Mundo Flors Sirera, Manuel Madrazo y Luis Valtueña, incómodos testigos de los asesinatos del EPR (mayoritariamente tutsi) posteriores al genocidio que esa etnia sufrió por parte de los hutus -800.000 muertos- y que se investiga en el Tribunal Penal Internacional para Ruanda, con sede en Tanzania.

No es la primera vez que Kagame visita España. Gracias a la inmunidad que le da su cargo acudió -en visita privada- a la final de la Liga de Campeones que disputaron el Inter de Milán y el Bayern Munich el pasado 22 de mayo en Madrid. El viernes participará en la reunión preparatoria de la Cumbre de los Objetivos del Milenio como copresidente del grupo de apoyo a esta iniciativa de la ONU junto a Zapatero y el secretario general Ban Ki-moon.

Los familiares de las víctimas españolas enviaron la semana pasada al presidente español una carta en la que califican la visita de "falta de respeto" y "auténtico desprecio" hacia los asesinados.

[Ayer fue hallado al sur del país el cadáver de un líder opositor ruandés, Andre Kagwa Rwisereka, vicepresidente del Partido Verde Democrático, informó Reuters. La cabeza estaba separada del cuerpo y junto a él se encontró un machete, según fuentes policiales. El partido del fallecido no fue admitido para presentarse a las próximas elecciones.]

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de julio de 2010