Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El debate de la interrupción del embarazo

El PP, molesto con sus 'barones', pide cumplir la ley

Rajoy evita el asunto del aborto, del que siempre ha huido

La dirección nacional del PP no ocultaba ayer su malestar por el hecho de que algunos barones autonómicos le hayan roto su estrategia de moderación con la decisión de boicotear, o al menos poner todas las trabas posibles a la ley del aborto. Uno de los ejes centrales del discurso de Mariano Rajoy consiste en que la ley hay que cumplirla y las reglas del juego hay que respetarlas. Por eso ayer, Soraya Sáenz de Santamaría, la portavoz parlamentaria, lo dejó muy claro: "La ley ha entrado en vigor y es aplicable".

A partir de esta frase, Sáenz de Santamaría puso todo tipo de condicionantes, pidió al Ministerio de Igualdad una reflexión sobre las dificultades de aplicación que se están encontrando las comunidades, y animó al Tribunal Constitucional a decidir cuanto antes si, como pide el recurso del PP, va a dejar en suspenso la aplicación de la ley hasta que tome una decisión. Pero el mensaje a sus barones estaba lanzado: la ley hay que cumplirla.

Aído: "El Gobierno utilizará todos los mecanismos jurídicos"

El PP se mueve en el asunto del aborto con pies de plomo. Por un lado, no quiere enfrentarse a una parte importante de su electorado, el catolicismo practicante, muy antiabortista. Además, el propio partido tiene en sus filas dirigentes y diputados muy cercanos a las posiciones de la Iglesia o miembros de Opus Dei. Algunos medios conservadores presionan al PP para que sea especialmente beligerante.

Pero por otro lado, el nuevo PP busca un perfil moderado para arrancar votos al PSOE, y Mariano Rajoy huye de asuntos que complican ese perfil, como el del aborto. De hecho, Rajoy no acudió a la gran manifestación antiabortista en Madrid, y tampoco ha prometido que derogará la ley si gobierna, como le exigen grupos católicos. De hecho, Rajoy ha hecho dos discursos en los dos días que lleva en vigor la ley, y no la ha mencionado en ninguno de los dos. Además ha evitado las preguntas de los periodistas sobre esa rebelión de sus barones. Rajoy ha delegado este asunto en Dolores de Cospedal, la secretaria general, que sí fue a la manifestación antiabortista y ayer reprochó que el PSOE de Castilla-La Mancha "vota la nueva ley del aborto y todas las barbaridades que nos está haciendo".

Mientras, la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, hizo un llamamiento a la responsabilidad de las autonomías reticentes a aplicarla, ya que, en el caso de que no rectifiquen, el Gobierno "pondrá en marcha todos los mecanismos jurídicos" para hacerla efectiva, pero no que no precisó.

Además, instó a Rajoy a que "ponga orden en su partido", porque, a su juicio, este comportamiento "es más propio de un partido marginal y antisistema" que de una formación política que "tiene aspiraciones de Gobierno". También la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, recordó que la ley del aborto es de obligado cumplimiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de julio de 2010