Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sicarios aéreos alojados en Torre Europa

La azotea del edificio de Torre Europa tiene nuevos inquilinos. Son los cinco ejemplares de halcón peregrino (aún crías) que la Comunidad puso allí hace dos semanas para que limpien la capital de palomas y otras aves que proliferan en la región, como la cotorra argentina.

Estos sicarios aéreos, que han sido seleccionadas y criados en jaulas artificiales colocadas en puntos estratégicos de la ciudad, aún no tienen autonomía para desenvolverse por sí mismos. Por el momento, son alimentados por sus cuidadores y se estima que en 15 días podrán buscar comida por sí mismos.

La suelta de estos halcones por parte de la Comunidad responde a dos necesidades: recuperar el patrimonio natural de la región, (en los últimos años la población de halcones ha sufrido un retroceso del 25% en número de ejemplares), y reforzar la cadena alimentaria del ecosistema madrileño. Con estos cinco polluelos, ya son 18 los ejemplares reintroducidos en el cielo de la Comunidad. El Skyline de Madrid recupera su espíritu salvaje.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de julio de 2010