Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Argentina completa el canje de deuda con el 92,4% renovado

Argentina cerró esta semana su segundo gran canje de deuda con un éxito notable: un 66% de los tenedores de bonos impagados que no acudieron a la quita ofrecida en 2005 ha aceptado ahora la propuesta del ministro de Economía, Amado Boudou, quien se declaró "muy satisfecho". La presidenta Cristina Fernández de Kirchner resaltó, por su parte, la importancia de la operación que, sumada al canje que se realizó en 2005, permite dar por reestructurado el 92,4% de la deuda impagada como consecuencia de la crisis de 2001 y que aspira a eliminar las "severas" restricciones que sufre aún la economía argentina en los mercados internacionales. En total, se ha logrado un acuerdo por valor de 12.067 millones de dólares, del conjunto de 18.300 millones que continuaban en default y que eran elegibles, según datos de Ministerio de Economía.

La parte más complicada de la operación ha sido convencer a los cerca de 200.000 pequeños tenedores de bonos que estaban en Italia y que han sido objeto de una fuerte presión para llegar a un acuerdo. La nueva propuesta, que fue también recibida con éxito en Japón, plantea una quita del 66,3% del valor del bono, aunque reconoce los intereses y contempla un cupón adicional vinculado al crecimiento de la economía.

Argentina pelea desde hace años por volver a los mercados internacionales de crédito y de inversiones para lo que era imprescindible regularizar la situación de la deuda impagada. A partir de este momento, solo quedan vivos 6.700 millones de dólares a negociar con el Club de París y unos 4.500 millones más, en poder de los llamados fondos buitre. Son estos últimos quienes más problemas plantean porque han acudido ante los tribunales norteamericanos para exigir el embargo de bienes argentinos por valor de la deuda. El hecho de que un 92,4% de los afectados haya aceptado el acuerdo ayudará a los abogados del Estado argentino a defender su buena fe y a quitar fuerza a los tenedores de bonos rebeldes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de junio de 2010