Manresa limitará el uso del 'burka' y Terrassa reclama una regulación oficial

L'Hospitalet de Llobregat votará hoy una moción prohibicionista del PP

Las mociones políticas sobre la prohibición del burka y el niqab se van extendiendo como una mancha de aceite por los ayuntamientos catalanes. Frente a los partidos que propugnan su veto absoluto, incluso en la calle, como el PP, la mayoría, como Convergència i Unió (CiU) y en ocasiones los del tripartito de izquierda abogan por impedir su uso en los espacios de propiedad municipal. En otros consistorios, el Partit dels Socialistes, Esquerra e Iniciativa optan por instar a las administraciones central y autonómica a aprobar una regulación. Esta última medida les libera de posicionarse.

Así ocurrió anoche en Terrasa donde llegaron a presentarse tres mociones que reproducen este mismo patrón. PSC, ERC e ICV, que constituyen el gobierno municipal, aprobaron una propuesta que insta al Gobierno y a la Generalitat a legislar al respecto para que idénticas normas rijan por igual en todo el territorio.

Más información

La de CiU instaba a prohibir el velo integral en los edificios públicos, y la del PP, en la calle. Los nacionalistas catalanes la retiraron y los populares vieron su propuesta rechazada. Sin embargo, las cinco formaciones coincidieron en denunciar que el burka es una indumentaria que "atenta contra la libertad y la dignidad de las mujeres". De esta manera, el tripartito y CiU apoyaron un manifiesto de diversas asociaciones musulmanas en el que se reclama "respeto a la diversidad cultural" pero, al tiempo, se pide la prohibición del burka y el niqab porque "plantean un problema de convivencia y seguridad". Asimismo se señala que estas dos prendas "no responden a ninguna obligación religiosa, sino que son costumbres de ciertas zonas geográficas" que transmiten "una imagen negativa de los musulmanes".

En Manresa, donde también gobierna el tripartito de izquierdas, se aprobó a última hora de la noche una propuesta para limitar estas vestimentas. La moción obtuvo el beneplácito de PSC, CiU, ERC, PP y la derechista Plataforma per Catalunya e insta a modificar los reglamentos municipales para obligar a las mujeres que accedan a dependencias públicas a identificarse si llevan el rostro cubierto. Sin embargo, se podrá autorizar su acceso previa identificación lo que significa que no se prohíbe el uso. Iniciativa per Catalunya y la CUP votaron en contra.

Hoy el Ayuntamiento de L'Hospitalet de Llobregat, la segunda ciudad más poblada de Cataluña, también deberá debatir este espinoso asunto. El PP planteará la prohibición de estas dos prendas en los espacios públicos. La alcaldesa, Núria Marín, no se ha pronunciado públicamente, pero ha señalado que la entrada en dependencias municipales requiere que las personas puedan identificarse.

El ministro de Trabajo y ex alcalde de esta ciudad, Celestino Corbacho, advirtió de que a este paso puede darse la circunstancia de que haya más mociones que burkas en la calle.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 22 de junio de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50