Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos ejecutivas de Silicon Valley saltan a la política en EE UU

La ex consejera delegada de eBay optará al puesto de Schwarzenegger

Las mujeres han sido las grandes ganadoras de las primarias celebradas en una docena de Estados de EE UU. Republicanos y demócratas escogen estos días sus candidatos para las elecciones de noviembre, en las que se renueva, como cada dos años, la totalidad de la Cámara de Representantes, un tercio de los senadores y varias administraciones.

En California, las triunfadoras son dos empresarias de gran éxito. Meg Whitman, ex consejera delegada de la empresa de subastas online eBay, optará a suceder al actual gobernador, Arnold Schwarzenegger, que no se presenta a la reelección. La otra empresaria es Carly Fiorina, ex directiva de la empresa de tecnología Hewlett-Packard, que en noviembre intentará arrebatarle el escaño en el Senado a la demócrata Barbara Boxer.

El Tea Party se ha hecho notar en las candidaturas de los republicanos

Whitman es la primera mujer nominada por el partido conservador para el cargo de gobernador en Estados Unidos. Ambas empresarias se han gastado importantes sumas de dinero en sus respectivas campañas.

"Considérense advertidos los políticos de carrera en [la capital de California] Sacramento y Washington: se van a tener que enfrentar a su peor pesadilla", dijo Whitman tras conocer su victoria. "Han llegado dos mujeres de negocios del mundo real que saben crear empleo, equilibrar presupuestos y hacer las cosas", añadió.

No fueron las únicas que lograron victorias en la noche del martes. La senadora demócrata por Arkansas Blanche Lincoln logró sobrevivir a una disputada elección interna e imponerse al vicegobernador Bill Halter, candidato del ala progresista del partido, en lo que supone una derrota sorprendente de las federaciones sindicales, que habían aportado cinco millones de dólares a la campaña para desbancarla, insatisfechas con sus posiciones centristas. Lincoln tuvo el apoyo del ex presidente Bill Clinton, nacido en Arkansas.

Con una tasa de desempleo cercana al 10% y bajo los efectos de la peor recesión económica en décadas, las elecciones de noviembre pueden convertirse en un referéndum sobre la gestión del demócrata Barack Obama. De momento, el auge del llamado Tea Party se hizo notar el martes y la candidata por el Partido Republicano para el cargo de gobernadora en Carolina del Sur se hacía con la nominación tras el apoyo del movimiento ultraconservador. Sin duda, la influencia del Tea Party ha empujado a algunos de los candidatos republicanos a posiciones de la extrema derecha.

En Nevada, donde los republicanos elegían a la persona que tratará de expulsar de su escaño al líder de la mayoría en el Senado, Harry Reid, otra favorita del Tea Party obtenía la candidatura. Se trata de Sharron Angle.

En lo que va de año, los demócratas han sufrido algunas pérdidas significativas en el Senado. En enero, el republicano Scott Brown, apoyado -de nuevo- por el Tea Party, acababa con décadas de reinado de la familia Kennedy en el feudo demócrata de Massachussetts. Arlen Specter, republicano convertido en demócrata, perdía las primarias por Pensilvania dejando en una precaria situación al Partido Demócrata.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de junio de 2010