Moratinos se reúne por sorpresa en París con el canciller cubano

La UE reanuda el diálogo con La Habana en vísperas de revisar su política

El ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, viajará esta tarde a París (Francia) para reunirse mañana allí con el canciller cubano, Bruno Rodríguez, en representación de la Unión Europea. El encuentro, que ayer aún no había sido anunciado oficialmente, sustituye al que debió haberse celebrado el pasado 6 de abril en Madrid y que se suspendió indefinidamente como consecuencia de la muerte en febrero del disidente cubano Osvaldo Zapata tras 85 días en huelga de hambre.

Fuentes diplomáticas indicaron que se ha elegido la capital fancesa como escenario para la cita debido a "razones logísticas", ya que Rodríguez hará escala allí de regreso de un viaje a Timor Este. Moratinos actuará por delegación de la Alta Representante para la Política Exterior y de Seguridad Común, Catherine Asthon, que no estará presente.

Más información
El embajador de EE UU en Madrid pide apoyo para la disidencia cubana
Cuba-España-UE
La muerte de Zapata enfría la relación entre Cuba y la UE
Moratinos defiende el "diálogo crítico" con La Habana
Moratinos y el canciller cubano reanudan el diálogo entre la UE y Cuba sin avances significativos

El encuentro servirá para reanudar el diálogo político entre la UE y Cuba en un momento decisivo, pues los ministros de Asuntos Exteriores de los Veintisiete someterán a revisión el próximo lunes su Posición Común sobre la isla, que condiciona las relaciones con La Habana al avance en las reformas democráticas y en el respeto a los derechos humanos.

Moratinos aboga abiertamente por abolir la Posición Común -que data de 1996 y fue promovida por el Gobierno de José María Aznar- para sustituirla por un acuerdo bilateral negociado con La Habana. También el régimen cubano exige su eliminación, por considerarla discriminatoria.

Fuentes diplomáticas españolas admiten que es muy improbable que haya consenso para derogar la Posición Común, dado el rechazo de países como Suecia, República Checa o Alemania, que alegan que La Habana no ha dado los pasos necesarios. Ayer se celebró en Bruselas una reunión de altos funcionarios para preparar el debate.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Moratinos viajará mañana desde París a Roma (Italia) para unirse a la comitiva del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien será recibido en audiencia por el papa Benedicto XVI y se reunirá con el secretario de Estado del Vaticano, Tarcisio Bertone, y con el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi.

La situación de Cuba será uno de los ejes de la entrevista con Bertone, ya que la iglesia católica -a través del arzobispo de La Habana, el cardenal Jaime Ortega, quien se entrevistó en mayo con el presidente cubano, Raúl Castro- está jugando un papel clave en el diálogo con el régimen. Como consecuencia de la mediación de la jerarquía eclesiástica ha cesado el hostigamiento a las Damas de Blanco -esposas de presos políticos-, y se ha iniciado el traslado de algunos reclusos a cárceles próximas a su domicilio.

A mediados de mes está previsto que visite La Habana un alto representante del Vaticano. Antes, el sábado, debe pasar por Madrid, de regreso de Washington (EE UU), el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, quien será recibido por Zapatero en La Moncloa.

En la reunión del lunes, los ministros de Exteriores de la UE debatirán también una iniciativa para levantar el bloqueo a la franja de Gaza a cambio de ofrecer garantías de seguridad a Israel.

Bruno Rodríguez.
Bruno Rodríguez.

Sobre la firma

Miguel González

Responsable de la información sobre diplomacia y política de defensa, Casa del Rey y Vox en EL PAÍS. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) en 1982. Trabajó también en El Noticiero Universal, La Vanguardia y El Periódico de Cataluña. Experto en aprender.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS