Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Europa, de la gratuidad a las multas

Los países europeos aplican variados y diferentes modelos para financiar sus sistemas nacionales de salud. Desde los seguros públicos de Holanda y Alemania, hasta la casi gratuidad de Reino Unido. La mayoría, sin embargo, ha optado por establecer el pago de cantidades simbólicas que cubren una parte del tratamiento o de la visita, como Francia (un euro por visita).

Italia, por su parte, cobra penalizaciones si un paciente acude a urgencias por una causa injustificada. Portugal cambió la pasada semana las reglas y marcó que los pacientes poaguen un precio fijo para los medicamentos en vez de una parte proporcional para así fomentar la prescripción de genéricos.

REINO UNIDO Gratis con excepciones

La sanidad pública es gratuita para todos los residentes en Reino Unido, tanto en lo que se refiere a la atención hospitalaria como los médicos de cabecera. Pero no son gratis -salvo excepciones como menores, estudiantes, pensionistas o personas sin recursos- ni los tratamientos dentales u oculares ni las medicinas, excepto las suministradas durante estancias hospitalarias. Salvo en los citados casos especiales, cada receta médica -que puede cubrir hasta tres meses de tratamiento- cuesta 7,20 libras (8,65 euros), pero los enfermos crónicos pueden obtener toda su medicación de forma gratuita con un solo pago anual de 104 libras (125 euros).- WALTER OPPENHEIMER

PORTUGAL Tasa moderadora

En Portugal, entró en vigor la semana pasada el nuevo régimen de copago de medicamentos, que pretende incentivar el consumo de genéricos y disminuir la factura del Servicio Nacional de Salud. El decreto ley publicado el 13 de mayo pasado altera el cálculo del copago, que pasará a ser un valor fijo y no un porcentaje del precio del medicamento, como hasta ahora. Este cambio puede generar problemas, ya que si los médicos no recetan los fármacos más baratos, los pacientes pagarán más por el mismo medicamento.

Las nuevas reglas de copago reducen los precios de referencia (establecidos a partir del genérico más caro de una misma molécula), lo que obligará a los laboratorios a bajar los precios. De lo contrario, los usuarios tendrán que abonar la diferencia al disminuir el valor del copago. Asimismo, los jubilados que perciben la pensión más baja se verán afectados por el nuevo régimen, que elimina la gratuidad de todos los genéricos.

A partir de ahora, este beneficio estará restringido a los cinco medicamentos más baratos del mercado. Con esas medidas el Estado espera ahorrar 80 millones de euros hasta finales de 2010, cantidad que puede ser insuficiente ante la dimensión de la factura farmacéutica del copago, que en 2009 alcanzó 1.586 millones de euros, monto superior al presupuestado.

Las visitas a un ambulatorio cuestan 2,20 euros, al hospital central 4,5 y al de distrito 3 euros. Las urgencias oscilan entre los 3,7 euros y los 9,40, y para los ingresos hospitalarios se abonan 5,2 euros los primeros 10 días. Los mayores de 65 años pueden beneficiarse de una reducción del 50% de esta tasa moderadora, mientras que están exentos, entre otros, las mujeres embarazadas, niños de hasta 12 años, beneficiarios de subsidio, desempleados y ancianos.- FRANCESC RELEA

ITALIA Copago y penalización

Las consultas al médico de familia son gratuitas, aunque se pagan algunas pruebas e intervenciones en los centros de salud, muchos de ellos privados que funcionan mediante convenios para evitar esperas. Las visitas al especialista pueden costar entre 15 y 20 euros, aunque las cifras varían según las regiones y niveles de renta. Las medicinas están sometidas también a un copago progresivo. El sistema trata de evitar el abuso de las urgencias, y cuando el médico considera que el problema no requería ser tratado en este servicio puede cobrar al paciente 25 euros. Debido a la crisis, los trabajadores que se hallan en ERE temporal y sus familiares están exentos de pagar el tique de las medicinas y las visitas a especialistas. La medida regirá hasta diciembre de este año.-MIGUEL MORA

HOLANDA Seguro obligatorio

En Holanda no hay medicina privada a la española. Solo el médico de cabecera, cualquiera que sea el tipo de seguro contratado, autoriza las visitas a un especialista. Desde 2006, es obligatorio contar con un seguro básico, que cubre la mayor parte de los costes sanitarios. Incluye, entre otros, la estancia en un hospital, el propio médico de familia y los especialistas, el dentista hasta los 18 años, las medicinas o los partos y sus cuidados, dentaduras postizas y ambulancias y taxis para sillas de ruedas. Las compañías pueden ofrecer seguros complementarios a pactar con el cliente. Abarcan desde la anticoncepción para adultos, a las gafas, fisioterapia especializada y homeopatía. La cuota del paquete básico asciende a 92 euros mensuales. Con sueldos inferiores a 25.000 euros brutos al año, se recibe una ayuda de 400 euros anuales. Para las parejas con ingresos de hasta 40.000 euros brutos al año, es de 1.150 euros.-ISABEL FERRER

ALEMANIA Seguros públicos

La asistencia médica en Alemania se basa en un sistema reglamentado de contribuciones que garantizan cuidados gratuitos a través de fondos para la enfermedad. Los seguros médicos se pagan de acuerdo con las ganancias y están divididos en porcentaje entre empleado y empleador. La asistencia médica se divide además entre publica y privada. La asistencia pública Gesetzliche Krankenversicherung (GKV) ocupa un papel central, ya que es utilizada por el 85% de la población. Los seguros médicos públicos están gestionados por unas 187 agencias non-profit, altamente controladas pero no directamente gestionadas por el Estado. Los beneficios de la asistencia pública incluyen asistencia médica y posibilidad de estancia en el hospital más cercano a la casa de uno, así como asistencia domestica a través de un médico preasignado y cuidados dentales básicos. Para otros servicios, igualmente proporcionados por la asistencia publica, como la consulta de un médico especializado (dermatólogo, ortopédico etcétera), se ha introducido un sistema de copago por el que el paciente paga un 10% del servicio que suele corresponder a un mínimo de 5 y un máximo de 10 euros. Alemania cuenta con el servicio público de asistencia médica más viejo de Europa, que fue introducido ya entre 1883 y 1889.-LAURA LUCCHINI

FRANCIA Un euro por visita

Desde el 1 de enero de 2005, todos los franceses deben de pagar un euro por consulta médica "para preservar el sistema sanitario". No se libra nadie, excepto los menores de 18 años, las embarazadas de más de seis meses y determinadas clases sociales muy desfavorecidas que cobran un complemento especial. Se paga por consulta médica, por análisis y por pruebas diagnósticas. Ahora bien, según especifica la página web de la Assurance Maladie, organismo que gestiona la cobertura médica en Francia, no se podrán pagar más de 50 euros al año. Hay otras excepciones: no se paga este euro ni cuando se va al dentista (en Francia algunas operaciones del dentista las cubre la Seguridad Social) ni cuando se visita a los fisioterapeutas, ni tampoco en las consultas o análisis efectuados durante una estancia en el hospital. - A. JIMÉNEZ BARCA

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de junio de 2010