Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El deterioro de las finanzas públicas

España deberá hacer más ajustes en 2011 si es preciso

Salgado trabaja en medidas adicionales - Bruselas anima a España a aprobar la reforma laboral y de las pensiones

"Los países [España y Portugal] están trabajando para tomar medidas adicionales (de ajuste) si es necesario para lograr los objetivos para 2011", señaló ayer Jean Claude Juncker, presidente del Eurogrupo, tras la reunión de los 16 ministros de Economía que lo componen, en un primer examen sobre los planes de austeridad ibéricos. En su opinión, las medidas de ajuste anunciadas hasta ahora por España y Portugal para reducir el déficit público son "significativas" y "valientes" y "contribuirán sin duda a estabilizar su nivel de deuda". Juncker añadió que deberán hacerse nuevos esfuerzos de consolidación fiscal "más allá de 2011", lo que incluiría progresos en las reformas estructurales.

La UE recuerda que el déficit se debe seguir reduciendo más allá de 2011

Para el comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, los nuevos objetivos de déficit que se han fijado España y Portugal son "adecuados" e implican esfuerzos "sustanciales". El comisario destacó "el compromiso de los dos Gobiernos por hacer todo lo necesario para adoptar medidas suficientes para lograr estos objetivos". En relación con las reformas estructurales emprendidas por ambos países, Rehn manifestó que ambos Gobiernos "han anunciado o anunciarán reformas estructurales sustanciales". Pero precisó que se necesita "hacer más" y animó a los dos países a seguir con las reformas en el mercado laboral y el sistema de pensiones.

Antes de iniciarse la reunión, la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, expresó su convicción de que las reformas laborales y del sistema financiero que prepara el Gobierno sean suficientes para la UE. "Creo", dijo Salgado, "que todos los países han dado apoyo a las medidas que tomamos España y Portugal y espero que hoy también sea así".

La vicepresidenta precisó que "las reformas que tenemos en este momento encima de la mesa son importantes" y añadió que "la del mercado de trabajo, desde luego, pero también el final de la reforma del sector financiero, la reestructuración de las cajas de ahorros". Sobre este punto, la vicepresidenta recordó que "la Comisión y otros organismos internacionales siempre han dicho que el mercado laboral español tenía una cierta rigidez y que convenía introducir elementos de mayor flexibilidad". Fuentes próximas al Ministerio de Trabajo indicaron que la reforma laboral que prepara el Gobierno, que podría ser pactada por sindicatos y patronal, se basará sustancialmente en el documento que el Gobierno entregó a los interlocutores sociales el pasado 12 de abril.

Salgado desmintió que el Gobierno prepare una amnistía fiscal para aflorar dinero negro eximiendo de sanciones a quienes adquiriesen deuda pública. "No existe ningún plan parecido", dijo tras recordar que España "tiene un plan muy ambicioso de lucha contra el fraude fiscal".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de junio de 2010