Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El deterioro de las finanzas públicas

El FMI pide reformas más ambiciosas en la zona euro

Las cosas no pueden hacerse a medias. Ese fue el mensaje que lanzó ayer el Fondo Monetario Internacional (FMI) a los 16 Gobiernos de la zona euro, a los que pidió una "acción decisiva" para que la actual crisis fiscal no se lleve por delante la unión monetaria. Un proyecto que, según el organismo, aún "debe ser completado" y que pasa por una ambiciosa reforma estructural.

El FMI defiende así que los países de la eurozona cedan a Bruselas más control sobre sus presupuestos, para que la moneda única pueda funcionar correctamente y se refuerce la disciplina fiscal. El Pacto de Estabilidad y Crecimiento, añade, no incentiva a cumplir las reglas y aprovechar los buenos momentos para reducir la deuda.

Una reforma que, como admite la institución, requerirá un consenso para cambiar el Tratado sobre el que se sostiene la unión monetaria. A corto plazo, insiste en que retrasar o aguar las medidas de austeridad ya anunciadas por los Gobiernos puede generar aún más desconfianza hacia el euro, que ayer cotizó por debajo de 1,19 dólares.

"La consolidación es inevitable y debe empezar en 2011 como muy tarde", señalan las conclusiones preliminares del FMI. La crisis fiscal, añade, provocará un retraso en el proceso de ajuste del sistema financiero y de la recuperación. Y reiteró que en algunos países se deberá afrontar con urgencia reformas de calado para volver a crecer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de junio de 2010