La petrolera BP fracasa en su intento de taponar la fuga de crudo

La compañía British Petroleum anunció ayer que había fracasado en su intento de taponar con lodo y cemento la fuga de crudo que contamina las aguas del golfo de México. La noticia era temida casi desde el mismo momento en que se anunció la ambiciosa operación conocida como top kill y desarrollada a más de un kilómetro y medio bajo la superficie marítima. El procedimiento nunca se había probado antes y debería de haber dado resultados 24 horas después de puesto en práctica el pasado miércoles. Pero todas las noticias que llegaban eran pesimistas.

El anuncio supone un nuevo revés para el gigante petrolero, pero también para la población y el medioambiente de la zona, ya que se trata del peor derrame de crudo en la historia de Estados Unidos, con un mínimo de 70 millones de litros y un máximo de 150 contaminando el mar y los humedales de Luisiana -según fuentes gubernamentales, ya que BP no ha ofrecido cifras-.

Más información

Doug Suttles, jefe de operaciones de BP, confesó que la noticia era pésima. "El hecho de que no podamos frenar la fuga y de que hayamos fracasado hasta el momento es aterrador", aseguró. El peor escenario ya ha llegado cuando pasan de 40 los días en que el petróleo continúa fluyendo libremente, desde que el pasado 20 de abril un accidente aún por aclarar hundiese en alta mar la plataforma petrolífera Deepwater. Once trabajadores desaparecieron durante la explosión y se dan por muertos.

Pesimismo

Fracasado el top kill, ¿ahora qué? Esa es la pregunta que ayer se hacía todo el mundo. ¿Cuál es el siguiente paso? El plan B de la compañía es menos ambicioso -el top kill no se había probado nunca antes a semejante profundidad- y consiste en utilizar robots submarinos para cortar la tubería desde donde fluye el petróleo y taponarla con una nueva válvula de retención. Esa operación tardará en completarse otros cuatro o cinco días.

Pero, de nuevo, los responsables de BP sonaron pesimistas incluso antes de comenzar el nuevo intento. "Confiamos en que el trabajo funcionará, pero no podemos garantizar el éxito", puntalizó Suttles. Hasta la fecha, tanto la petrolera como el Gobierno estadounidense han gastado unos 850 millones de dólares en los trabajos de limpieza del derrame de crudo en el Golfo de México.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 30 de mayo de 2010.

Lo más visto en...

Top 50