La OCDE mejora ligeramente la previsión para España en 2010

Las reformas laboral y de pensiones resultan "urgentes"

El mundo sale de la crisis más rápidamente de lo previsto gracias al empuje de China y del resto de los países emergentes. Europa, eso sí, más lentamente que EE UU y Japón y, dentro de la zona euro, España, lastrada por su alta tasa de desempleo, más despacio que la media. Con todo, las previsiones económicas presentadas ayer en París por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) mejoran algo las expectativas españolas que este mismo organismo llevó a cabo hace seis meses.

Según los especialistas de esta organización, que aglutina a las 30 economías más desarrolladas, España se contraerá a lo largo de este año un 0,2%, una décima menos que lo calculado en noviembre (0,3%), que coincidía con la previsión del Gobierno. El año que viene, según la OCDE, España, tras dos años de recesión y a pesar de las medidas antidéficit adoptadas por el Gobierno, crecerá un 0,9%. Al contrario de lo que ocurre con el dato de 2010, en esta ocasión la OCDE es más pesimista que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que confía en alcanzar el 1,3% en 2011.

La Organización cree que Europa atraviesa "un momento crítico"

Los números españoles quedan por debajo de la media de la zona euro y de la OCDE. Los primeros experimentarán este año un crecimiento del 1,2% y el próximo, un 1,8%. Algo mejor es la previsión para la media de la OCDE: 2,7% en 2010 y 2,8% en 2011.

España seguirá casi doblando a Europa en tasa de paro (19,1% frente a 10,1% este año). Pero la OCDE avizora un descenso mayor del calculado en noviembre: en vez de pasar al 19% en 2011, caerá hasta el 18,2%. Ahora bien, los economistas de la organización advierten que la "reducción del alto desempleo español" pasa por una "reforma de envergadura del mercado laboral". El informe también recomienda a España una reforma del sistema de pensiones. El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, añadió que estas reformas "a las que nunca se han dejado de referir los distintos informes" han adquirido ahora "carácter de urgencia".

Gurría, que manifestó que la economía mundial, y en especial la europea, atraviesan un "momento crítico", se enfrentan a una suerte de "esquizofrenia" de la que deben saber salir: "Por un lado, hay que asegurar el crecimiento a medio y largo plazo; por otro, hay que enjugar el déficit, ya que la inestabilidad de las distintas deudas constituyen riesgos importantes". Gurría cree crucial una actuación coordinada: "Nada se puede hacer en solitario".

El informe, aunque certifica que el mundo se levanta tras la crisis de 2008 y 2009, señala dos circunstancias que indican que la recuperación no es irreversible: el empuje de los países emergentes, especialmente China e India, puede acarrear una subida imparable de la inflación y una recaída que afectaría al resto del mundo; también hay que tener en cuenta que la salida de la crisis está siendo muy desigual en el mundo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 27 de mayo de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Escaparate

Lo más visto en...

Top 50