Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Un regalo envenenado

Cinco meses después del terremoto de Haití, otra amenaza se cierne sobre este pueblo. La organización Global Research publicó recientemente una noticia en la que afirma que están llegando a Haití 475 toneladas de semillas transgénicas propiedad de una multinacional norteamericana. Estas semillas están siendo regaladas al campesinado bajo el auspicio de un programa de mejora de productividad agrícola dirigido por la Agencia de Estados Unidos para la Cooperación Internacional.

Los efectos a corto plazo son devastadores. Una vez que siembren esa semilla modificada no podrán reproducirla de forma natural para la siguiente cosecha, sino que tendrán que comprar más semillas a la empresa. Además, estas semillas necesitan para su desarrollo productos químicos y agrotóxicos, que también son vendidos por la misma firma. El reparto descontrolado llevará a una contaminación de cultivos, poniendo en peligro la supervivencia del material genético autóctono y la biodiversidad.

Con la excusa de la ayuda humanitaria, las grandes multinacionales, apoyadas por sus respectivos Estados, realizan grandes negocios a costa del futuro de miles de campesinos de los más pobres del planeta y a costa de la libertad del pueblo haitiano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de mayo de 2010