Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El caso 'Palau'

Millet tenía a sueldo al alcalde de L'Ametlla, según la investigación

El edil autorizó la urbanización del ex presidente del Palau con el voto de un concejal de CiU, que también cobró - Felip Puig aprobó la recalificación

El ex presidente del Palau de la Música de Barcelona Fèlix Millet, imputado por falsedad documental y apropiación indebida, no limitaba su actividad fraudulenta al coliseo catalán. Millet también pagó presuntamente comisiones a políticos del municipio donde reside, L'Ametlla del Vallès, que después votaron a favor de una recalificación urbanística de terrenos de su propiedad, según los últimos documentos que forman parte de la investigación del caso, a los que ha tenido acceso EL PAÍS.

Concretamente, Millet pagaba cada mes 1.500 euros al ex alcalde, el independiente Albert Palay, y 900 euros al socio de este, Jaume Codina, de Convergència i Unió. Ambos favorecieron en 2001 la recalificación de unos terrenos destinados a la construcción de 55 viviendas. Fue también el último Gobierno de Convergència i Unió, con Artur Mas como primer consejero de la Generalitat, el que acabó autorizando la operación urbanística en 2003. En aquel momento, el secretario general adjunto de Convergència, Felip Puig, era presidente de la Comisión de Urbanismo, organismo que autorizó la recalificación de los terrenos.

1.500 euros al mes

Los papeles, en manos de la justicia, apuntan que Millet pagaba cada mes un sueldo a sus dos hijas y a sus yernos. Los cuatro recibían 1.500 euros mensuales además del sueldo que una de sus hijas, Clara, y su yerno Ross ya cobraban del Palau como directora de Relaciones Internacionales del Palau y profesor de inglés de la institución, respectivamente. En la misma columna que Millet anotaba estos pagos también indicó en los ejercicios 2001 y 2002 los pagos al alcalde y al concejal de CiU, líder de la federación nacionalista en el municipio y al frente de la concejalía de Gobernación.

El ex presidente del Palau se hacía un presupuesto cada año para conocer sus ingresos y sus gastos particulares, al margen de sus empresas. El saldo, al menos en los años 2001 y 2002, era positivo. Sus ingresos fijos eran los sueldos que tenía en el Palau y en varias entidades barcelonesas y las rentas de su patrimonio. Los gastos fijos, el sueldo a sus hijos, yernos y políticos.

El ex concejal de CiU Jaume Codina negó ayer a este periódico haber ingresado en sus cuentas particulares el dinero ofrecido por Millet, pero admitió que su partido sí cobró del ex presidente del Palau para financiar campañas electorales en el municipio. "En un pueblo todo el mundo sabe quién tiene dinero y es a estas personas a las que los partidos van a pedirles su colaboración cuando llega una campaña", dijo. Codina añadió que Millet ayudó a CiU a financiar actos como "chocolatadas" y fiestas populares para pedir el voto y aseguró que la actuación de su partido era una práctica común de todas las formaciones políticas en L'Ametlla del Vallès. Codina, que fue el hombre fuerte de CiU en el municipio entre 1999 y 2003, votó favorablemente a la recalificación de los terrenos de Millet porque, según explica, la operación "era buena para el pueblo". Este periódico no pudo localizar ayer al ex alcalde Albert Palay, hoy retirado de la vida política.El ex alcalde, sin embargo, admitió meses atrás en la prensa local haber recibido ayudas de Millet para realizar la campaña electoral, aunque se negó a calificarlo como comisiones.

El terreno objeto de la controvertida operación es el conocido como Avellaners de can Plandolit, propiedad de la familia Millet desde hace años. Pese a que la operación permite edificar 55 viviendas, hoy en día el terreno sigue prácticamente vacío. En él sólo se han abierto las calles y se han instalado los servicios básicos de agua y luz. El Ayuntamiento, ahora en manos del Partit dels Socialistes de Catalunya, mantiene paralizada la concesión de licencias de obras, sobre todo desde que el pasado verano estalló el caso Millet.

Además de los pagos del ex presidente del Palau a los entonces responsables municipales, Millet se comprometió a abonar 90.000 euros al Ayuntamiento de L'Ametlla para garantizarse la aprobación del nuevo plan urbanístico. Millet y el alcalde firmaron un convenio por el que el ex presidente del Palau se comprometía a abonar esta cantidad para la adquisición de mobiliario para la biblioteca municipal. El convenio estipula claramente que no habrá biblioteca si no hay recalificación: "El pago en ningún caso se hará efectivo antes de la aprobación definitiva de la modificación puntual del Plan General de Ordenación de L'Ametlla del Vallès en el sector Avellaners de Can Plandolit". Firmaron el convenio el propio Millet; su esposa, Marta Vallès, y el alcalde.

Además de lograr el visto bueno para la recalificación urbanística, Millet consiguió con la donación un importante beneficio fiscal. El convenio establece claramente que la aportación a las arcas municipales no estará sujeta a IVA y el Ayuntamiento también se compromete a expedir al matrimonio Millet-Vallès un certificado acreditativo de la aportación para beneficiarse de las correspondientes desgravaciones fiscales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de mayo de 2010