Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La primera crisis del euro | Las reacciones en España

Moody's avisa de una pronta rebaja a la deuda griega y portuguesa

Las medidas adoptadas por el Ecofin y el Banco Central Europeo durante el fin de semana dieron ayer una tregua a los bonos de los países más afectados por la crisis de deuda (Grecia, Portugal, España e Irlanda). Pero una nota emitida por la agencia de calificación Moody's sirvió para recordar que el episodio de ayer no supone que se hayan acabado los problemas. De hecho, la agencia Moody's advirtió de una "probable" rebaja de la calificación de la deuda griega y portuguesa en las próximas "cuatro semanas". Mejor suerte correrán los bonos de Irlanda, Italia y España: "No tenemos planes de rebajar estos rating en un futuro cercano".

Tanto para Portugal como para Grecia, los planes de Moody's son rebajar en un grado la calificación. En el primero de Aa2 a Aa3. Dicho en román paladino, pese al "probable" deterioro de la deuda lusa, está todavía entre una nota alta. En el segundo, el descenso sería de A3 hasta Baa. No obstante, la agencia no descarta en ningún caso que la rebaja vaya más allá de un grado.

Si el recorte va más lejos de lo anunciado ayer, dependerá, en el caso portugués de "la batalla entre un ajuste fiscal más intenso por un lado y el encarecimiento de la financiación y el anémico crecimiento por otro". En el caso griego, la rebaja puede ser de más de un grado en función, entre otras cosas, "del apoyo a las movilizaciones" contra el plan de ajuste anunciado por el Gobierno de Yorgos Papandreu. "La deuda del país es grande, pero no insoportable; sin embargo, requiere de un ajuste muy doloroso, y con unas previsiones económicas sombrías a corto plazo".

Fitch pide detalles

También ayer otra de las tres grandes agencias de calificación, Fitch -la tercera es Standard & Poor's - emitió una nota sobre los planes del Fondo Monetario Internacional, el BCE y la Unión Europea para hacer frente a la crisis de deuda soberana. La agencia estadounidense viene a decir que le gusta la música, pero todavía no conoce la letra.

En su opinión, las medidas adoptadas fortalecen la posición fiscal de la zona euro. "Sin embargo, hasta el momento los detalles son escasos, por lo que es muy pronto para emitir un juicio definitivo sobre las consecuencias a largo plazo para la estabilidad fiscal de la zona euro", matiza. "La creación de un fondo financiero debería ayudar a contener la amenaza fiscal y financiera de la zona euro", continúa Fitch.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de mayo de 2010