El fiscal ratifica su petición de penas de cárcel por la trama de Hacienda

El juicio por la supuesta trama de corrupción de Hacienda en Cataluña encaró ayer su recta final, casi ocho meses después de iniciarse. Los fiscales Emilio Sánchez Ulled y Fernando Rodríguez Rey anunciaron que mantenían sus elevadas peticiones de cárcel contra esos altos funcionarios y el selecto grupo de empresarios a los que supuestamente beneficiaron en forma de pagos en metálico o pisos a precios muy módicos.

En ese banquillo de acusados está sentado desde septiembre de 2009 el ex presidente del FC Barcelona Josep Lluís Núñez Clemente, para el que el fiscal pide una pena de ocho años de cárcel, la misma que reclama para Javier de la Rosa, el que fuera definido como "empresario modelo". Junto a él se sienta su antigua mano derecha, José Folchi, muñidor de numerosos pelotazos, que afronta una pena de 12 años.

También están Eduard Bueno, presidente de la inmobiliaria Ibusa, y Juan Antonio Sánchez Carreté, el gestor que le hacía la declaración de la renta a Jordi Pujol, ya condenado en otro proceso y para el que el fiscal pide casi siete años de cárcel. Y junto a ellos, José María Huguet, el jefe de la Inspección de Hacienda en Cataluña (14 años de cárcel le reclama la fiscalía), y dos de sus hombres de confianza: Álvaro Pernas y Manuel Abella, que afrontan peticiones de 22 y 19 años de prisión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0006, 06 de mayo de 2010.

Lo más visto en...

Top 50