Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las demandas del PSC por el Estatuto agrietan sus relaciones con el PSOE

Los socialistas catalanes advierten que primarán sus intereses al apoyo a Zapatero

El nivel de enfrentamiento entre el Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) y el PSOE por la situación del Estatuto catalán en el Tribunal Constitucional ha alcanzado niveles difíciles de controlar. La negativa del Gobierno a reformar la ley del Tribunal Constitucional para sustituir a los magistrados que han agotado su mandato derivó ayer en un nuevo, y si cabe, más agrio episodio de reproches del PSC al PSOE que amenaza con romper todos los puentes entre ambos partidos cuando quedan apenas seis meses para las elecciones catalanas.

Dentro del PSC, el forcejeo ya no distingue entre partido y Gobierno y todos avisan de que su prioridad es Cataluña y no la unidad de acción con el PSOE. Dos consejeros de Montilla, el titular de Economía, Antoni Castells, y el de Educación, Ernest Maragall, abogaron para que, si hace falta, los 25 diputados del PSC en el Congreso se desmarquen del PSOE para defender la resolución del Parlamento de Cataluña instando a los cambios en el Constitucional. Castells, habitual defensor de que los socialistas catalanes tengan un grupo propio en el Parlamento, certificó que para el PSC "es más importante Cataluña que nuestra vinculación con el PSOE".

Castells: "Zapatero habla del Estatuto como si no fuera con él"

Castells cargó especialmente contra el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que hace unas semanas auguró una reacción "limitada" en Cataluña a la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto y que confesó sentirse más cómodo con la idea de definir esta comunidad como "nacionalidad" que como "nación". Para determinados sectores del PSC esto equivale a no defender el Estatuto. "Me produce una cierta estupefacción ver a veces la forma en que Zapatero habla de este tema, como si no fuese con él. Este es el Estatuto que ha salido de la mayoría parlamentaria que él encabeza en el Congreso de los Diputados", dijo Castells. Ningún otro dirigente del PSC corrigió las palabras del consejero. "Es un discurso similar al que ha mantenido en los últimos meses", recordaron fuentes próximas a Montilla.

Por si fuera poco, el jefe de campaña del PSC para las autonómicas, Jaume Collboni, dijo que no es el mejor momento para que Zapatero acuda a Cataluña a hacer campaña. El presidente del Gobierno, habitualmente uno de los principales activos del PSC para llenar mítines y urnas, hace meses que se prodiga poco por Cataluña. En el último año sólo ha acudido tres veces, una media de visitas muy inferior a la que alcanzaba antes de los desencuentros con el PSC por el Estatuto y la financiación de la Generalitat. El líder del PP, Mariano Rajoy, ha multiplicado sus visitas, con una al mes de promedio. En declaraciones a Radio Barcelona, Collboni dijo que Zapatero sigue siendo un "líder incontestado" en el PSC, pero añadió que "en un momento de tensión, que nadie puede negar, lo más prudente es pensárselo dos veces" antes de recurrir a él como reclamo electoral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de mayo de 2010