Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La estabilidad de las cuentas públicas

Madrid concentra casi la mitad de la deuda de todas las capitales

El endeudamiento de las ciudades de más de 50.000 habitantes crece el 9,4% en 2009 - La carga se dispara en Ceuta, Cáceres, Melilla, San Sebastián y Cuenca

Madrid concentra casi la mitad de la deuda de todas las capitales

Ocho de las 52 capitales de provincia españolas superaron en 2009 el listón de los 1.000 euros de deuda por habitante. El endeudamiento de las entidades locales alcanzó el año pasado un nuevo récord de 34.595 millones de euros, de los que 28.770 corresponden a los ayuntamientos y 5.825 a las diputaciones, consejos y cabildos insulares, según los datos divulgados este jueves por el Ministerio de Economía y Hacienda. Por encima de todos los entes locales sobresale, de nuevo, el Ayuntamiento de Madrid, que suma casi tanta deuda como todas las demás capitales de provincia juntas. Los 6.777 millones que adeuda Madrid suponen casi la cuarta parte de la deuda de los más de 8.000 municipios que hay en España.

El aumento ha sido superior al 50% en un solo año en 826 ayuntamientos

Las entidades locales pactan reducir el déficit al 0,2% del PIB

Los ayuntamientos sufrieron el año pasado un déficit agregado equivalente al 0,5% del producto interior bruto (PIB) español. Su desfase fiscal es mucho menor que el del Estado central (8,7% del PIB) o el de las comunidades autónomas (2,2%), pero ha empezado a tener consecuencias en forma de subidas de impuestos, recortes de servicios, rebajas de sueldos o incluso despidos, como en Jerez de la Frontera (Cádiz).

El problema de los municipios es que buena parte de sus ingresos estaban ligados a la burbuja inmobiliaria. Muchos ayuntamientos financiaron sus gastos ordinarios con ingresos extraordinarios que parecían recurrentes, pero que han desaparecido.

Ante la caída de los ingresos, ha tocado endeudarse. Las entidades locales elevaron su deuda en 2.565 millones, incluidos 2.323 millones por las autorizaciones extraordinarias para atender el pago a empresas y autónomos. En las ciudades de más de 50.000 habitantes, el aumento de deuda ha sido del 9,4%, con un reparto nada homogéneo.

En términos absolutos han sido Ceuta (109 millones), Málaga (101 millones), Sevilla (100 millones) y Madrid (93 millones) los ayuntamientos que han elevado más su nivel de deuda. En términos relativos, hay 446 municipios en toda España que han aumentado su deuda más de un 100% en un solo año, entre ellos Ceuta y Cáceres. Y hay otros 380 ayuntamientos en los que el aumento ha sido superior al 50%, entre ellos Melilla, San Sebastián, Cuenca y Vitoria. Con todo, aún ha habido cerca de 3.000 municipios que han reducido su deuda y otros 2.845 que la han mantenido a cero, siempre según los datos difundidos ayer.

El incremento de deuda ha provocado que ya haya ocho capitales de provincia o ciudades autónomas que deben más de 1.000 euros por habitante: es el caso, por este orden, de Ceuta, Madrid, Teruel, Melilla, Málaga, Zaragoza, Tarragona y Valencia. Las capitales menos endeudadas son Bilbao, Toledo y Pontevedra.

El incremento de deuda ha sido menor gracias a que los ayuntamientos han servido para canalizar el fondo de inversiones del Plan E. En 2009 recibieron 8.000 millones, que permitieron mantener las inversiones con menor coste con cargo al presupuesto propio. Este año recibirán 5.000 millones, pero los municipios han conseguido que un 30% sirva para financiar gasto corriente. En 2011 es cuando la situación será peor. No sólo desaparecerán los fondos extra procedentes de los planes de estímulo, sino que además llegará el momento de ajustar cuentas, porque las entregas a cuenta del Estado a los ayuntamientos han sido superiores a lo efectivamente recaudado, de modo que a los municipios les tocará devolver dinero.

Con todo, el Gobierno ha logrado esta semana firmar con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) el acuerdo marco para la reducción del déficit hasta 2013. El acuerdo, aprobado este miércoles en la Comisión Nacional de Administración Local, plasma el compromiso de las entidades locales de reducir su déficit agregado desde el 0,5% del PIB registrado en 2009 hasta el 0,2% previsto para 2013, año en que el déficit público total no debe superar el 3%. En el acuerdo, se comprometen a adoptar medidas de eficiencia, transparencia y austeridad en el gasto público, en particular en gastos de personal. En los próximos tres meses, deberán aprobar un plan de racionalización del sector público.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de abril de 2010