Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El desembarco de verdad empezará en España en otoño

En puridad, en España ya se venden algunos automóviles eléctricos, pero sus limitadas prestaciones y planteamiento básico (más de minicoche de golf) les han impedido convertirse en una opción competitiva. Los tres primeros automóviles eléctricos que atacan el mercado español se comercializarán en el último trimestre de 2010. Entre 2011 y 2012 se anuncian cinco más, que serán sólo los primeros pasos, porque de 2012 a 2020 la oferta seguirá creciendo y la mayoría de fabricantes tendrán su alternativa eléctrica.

Todas las nuevas propuestas llevan baterías de litio (similares a las de los móviles y portátiles), que ofrecen un rendimiento superior a las de níquel y han mejorado la viabilidad del coche eléctrico. La recarga puede realizarse en enchufes domésticos (de seis a ocho horas) y en postes trifásicos, los que se desplegarán por las calles, aparcamientos y centros comerciales, que cargan las pilas al 80% en 30 minutos. La mayoría de los nuevos coches eléctricos están pensados para moverse por la ciudad y tienen de 100 a 150 kilómetros de autonomía, aunque también se preparan propuestas de autonomía extendida.

El Mitsubishi i-MIEV será el primero en llegar a España, en octubre o noviembre. Se trata de un pequeño vehículo urbano, de 3,4 metros y cuatro plazas, que rinde 64 CV, alcanza 130 km/h y recorre hasta 130 kilómetros con una carga. Puede dar un gran servicio como segundo coche de la casa, para usar a diario por ciudad. Casi a la vez saldrán los Peugeot iOn y Citroën C-Zero, que comparten carrocería y mecánica con el i-MIEV.

El i-MIEV cuesta en Japón unos 22.000 euros. En España no se ha comunicado si se venderá o alquilará, que es lo que hará Peugeot para lanzar su gemelo del Mitsubishi. La marca francesa baraja una cuota mensual inferior a 500 euros.

Al igual que sucede con las bombillas de bajo consumo, los automóviles eléctricos son más caros que los normales, pero tienen unos costes de uso más reducidos. Si comparamos el i-MIEV con un utilitario turbodiésel equivalente, el modelo de gasoil gastaría unos 5,5 litros para recorrer 100 kilómetros en ciudad, lo que supone un coste de seis euros. En cambio, hacer esos 100 kilómetros con el eléctrico saldría por sólo 1,5 euros, porque su recarga completa cuesta menos de dos euros (con las actuales tarifas eléctricas) y da para 130 kilómetros.

En 2011 aparecerán ya modelos más grandes y capaces. Renault lanzará hacia mitad de año la versión eléctrica de la berlina Fluence, dirigida a un uso por ciudad y alrededores. Mide 4,8 metros, tiene un interior muy amplio y 160 kilómetros de autonomía. Opel, por su parte, comercializará a final de año el Ampera (4,4 metros), que será el primer eléctrico de autonomía extendida. Recorre 60 kilómetros con sus baterías y, cuando se agotan, entra en juego un motor de gasolina auxiliar. Este motor no mueve el coche, sino que recarga las baterías en marcha. En este modo, el Ampera consume cuatro litros y tiene una autonomía de 500 kilómetros.

El Nissan Leaf será la estrella de los modelos previstos para 2012. De tamaño similar a un VW Golf, cumplirá en el uso urbano e interurbano. Sus datos: 107 CV, 140 km/h y 180 kilómetros de autonomía. También en 2012 se lanzarán el Smart Fortwo eléctico (100 km/h y 130 kilómetros) y el Peugeot BB1, un microcoche de 2,5 metros y radio de acción urbano (unos 100 kilómetros). Más adelante llegarán nuevos modelos de Audi, BMW, Ford, Hyundai, Kia y Seat, entre otros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de abril de 2010