Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Para esto, más nos valdría ser gallegos"

Banderas españolas inundan Valença do Minho, junto a Tui, en protesta por el cierre de un servicio sanitario

Numerosas banderas españolas ondean desde ayer en casas y establecimientos comerciales de la localidad portuguesa de Valença, junto a la frontera con Galicia. La insólita imagen refleja la protesta popular contra el cierre del servicio de urgencias nocturno del centro de salud local, y es un gesto simbólico de agradecimiento a la disponibilidad de la vecina Tui, en la provincia de Pontevedra, adonde acuden diariamente buen número de pacientes procedentes de la región del Alto Minho portugués. Algún vecino fue más lejos en su mensaje, y junto a la rojigualda colocó un cartel con la frase: "Valença es España".

"Los valencianos son tratados mejor al otro lado de la frontera que en su propio país", dijo Carlos Natal, portavoz de la comisión de usuarios del centro de salud de Valença, que ha distribuido 1.000 banderas españolas para inundar la ciudad.

Los portugueses acuden a diario al ambulatorio pontevedrés

El cierre del Servicio de Atención Permanente de Valença entró en vigor a medianoche del domingo pasado por orden de la ministra de Salud, Ana Jorge, que justificó la decisión en la supuesta baja afluencia de usuarios.

Paralelamente, el alcalde de Tui, Antonio Rocha, hizo las siguientes declaraciones dirigidas a los vecinos de Valença: "Si no tienen solución a su problema, pueden venir a Tui, donde serán bien recibidos". El servicio de atención primaria de la localidad gallega atiende de promedio a tres portugueses cada día, la mayoría procedentes de Valença. Es más que previsible que con el cierre del servicio de urgencias nocturno de Valença esta cifra aumente sensiblemente. "Tui es mejor, más barato y está más cerca. Basta con presentar el carné europeo de salud", precisó el portavoz de la comisión de usuarios del centro.

"Tui está a tres kilómetros. La alternativa en Portugal es ir a Monção, que está a 18 kilómetros, o a Viana do Castelo, más lejos todavía", decía una vecina que participó en una manifestación de protesta. Frederico Sousa, bombero de Valença, añadía: "En Monção tenemos que pagar 8,70 euros. En Tui no se paga nada". En el fragor de la protesta, hay voces que proclaman que "para esto, más valdría ser gallego".

La colocación de banderas españolas ha sido el último acto de una serie de protestas desde que se anunció el cierre del servicio de urgencias de Valença, que incluyeron manifestaciones y concentraciones en el puente internacional sobre el río Miño.

La cooperación transfronteriza entre España y Portugal en materia de salud se va imponiendo por la fuerza de los hechos y difumina cada vez más la línea que separa los dos países. Desde 2006, las mujeres embarazadas de Elvas cruzan la frontera para dar a luz en el hospital materno-infantil de Badajoz, a 13 kilómetros, tras el cierre de la unidad de obstetricia de la localidad portuguesa por el reducido número de partos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de abril de 2010