Cerco judicial al ex presidente balear

Una fundación hermanada con la de Aznar

Cuatro imputados provienen del patronato Antonio Maura, presidido por Matas

"Donaciones: 213.900 euros". Éste es el único asiento de la partida de ingresos que figuraba en la memoria del presupuesto "orientativo" de la fundación Antonio Maura de Baleares para 2007.

Presidida por Jaume Matas y hermanada con la del ex presidente del Gobierno José María Aznar (FAES), su tesorero era Fernando Areal, cuñado de Matas, ex gerente del PP balear, apoderado particular del ex presidente autonómico y, a la vez, gestor de sociedades de fondos de grandes inversores, entre ellos varios contratistas del Ejecutivo balear.

En el patronato de esa fundación coinciden hasta cuatro de los imputados en la causa del Palma Arena: Dulce Linares, ex jefa de Gabinete en Presidencia y posible testigo de cargo contra Matas; el propio ex presidente, Areal, y el abogado Enrique Arnaldo.

Más información
El velódromo sufragó una campaña del PP

Un quinto patrono, Rodrigo de Santos, ya ha ingresado en prisión. Cumple condena por malversación de 50.000 euros pertenecientes al Ayuntamiento de Palma -donde trabajaba como número dos del PP- para gastarlo en clubes de alterne. También está procesado por supuestos abusos a menores.

Fernando Areal -hermano de Maite, la esposa del ex presidente balear- fue el hombre orquesta en el control de parte de los fondos de Matas. Está imputado en el caso Palma Arena por pagar gastos electorales del PP en dinero negro y por manejar fondos de dudosa procedencia en inversiones y reformas ligadas al patrimonio inmobiliario del ex dirigente.

Algunas de las entregas -en sobres, según asegura la fiscalía- se llevaron a cabo en su despacho de gerente de la sede del PP de Palma, según relató al juez el maestro albañil Juan Serra Cladera. Este constructor de Sa Pobla trabajó al mismo tiempo en la reforma del palacete de Matas y en las nuevas dependencias del partido. Los arquitectos que dirigieron el diseño y las obras de las oficinas del PP -los hermanos Luis y Jaime García-Ruiz- fueron los mismos que lograron el contrato de 8,5 millones de euros para acabar la construcción del Palma Arena.

El abogado Enrique Arnaldo, ex vocal del Consejo General del Poder Judicial hasta 2001, y patrono de la fundación, según un acta de 20 diciembre de 2006, también está encausado en el caso Palma Arena. El Gabinete de Estudios Jurídicos y Procesales de Arnaldo recibió, entre 2004 y 2007, contratos del Gobierno de Matas por valor de unos 50.000 euros. Posteriormente, el ex presidente -que es economista, no jurista- fue remunerado por este gabinete.

El fiscal ve por ello sendos delitos de malversación y cohecho. Matas y Arnaldo, sin embargo, justifican su relación por un contrato profesional. El ex político dice que buscó clientes internacionales para el bufete de Arnaldo y que medió en ventas de terrenos.

En un acto de la FAES y de la fundación Antonio Maura, celebrado en Palma en 2005, el ex presidente del Gobierno José María Aznar se jactó ante Matas y todos los presentes de que el PP era el paladín en "denunciar el abuso de poder y la corrupción sin doblegarse". Ese mismo día el jefe del Ejecutivo balear aseguró que su fundación sólo se nutriría de donaciones privadas y rechazaría las ayudas públicas. "No sólo tenemos la fuerza de las ideas, sino la fuerza que certifican los hechos", rubricó Matas ante Aznar.Cinco años después, la fundación permanece en estado de hibernación y se ignora el estado de su caja y sus depósitos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS