Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cerco judicial al ex presidente balear

El imputado y su abogado, sospechosos de manipulación

Bajo la acusación de "fabricar documentación falsa para ocultar su enriquecimiento personal" y "por influir sobre testigos y coimputados", los fiscales anticorrupción Pedro Horrach y Juan Carrau estudiaron reclamar la prisión incondicional para Jaume Matas y, además, instar la eventual imputación de su abogado Rafael Perera, de 81 años, y ex magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Baleares a propuesta del PP.

Los fiscales dejaron las advertencias implícitas en la vistilla judicial de ayer y señaladas en el escrito acusatorio. Para censurar a Perera alabaron la intervención en la defensa de Matas del penalista Manuel Ollé, fichado a última hora. Horrach especificó que, gracias al nuevo estilo de defensa de Ollé, no eran más graves las ya de por si duras medidas reclamadas contra Matas. Perera se sintió cuestionado y ofendido, según letrados presentes en el acto a puerta cerrada.

En grabaciones judiciales de los pinchazos a los teléfonos de la familia del ex presidente se registraron comunicaciones abogado-cliente. Perera pide la nulidad de las intervenciones. Según las transcripciones, el letrado de Matas intentó alterar supuestamente la versión de testigos e imputados. También encomendó peritajes disfrazados sobre los fondos manejados por Matas y su esposa Maite Areal. Un detective privado pretendió hallar trazos de los ingresos opacos de Maite Areal y Jaume Matas para justificar el nivel de gastos en dinero negro de ésta.

Interferencias

Perera se ha visto inmerso en otros roces con la fiscalía, por supuestas interferencias sobre testigos, comunicaciones externas con implicados en el escándalo del caso Andratx de 2006. En una vista se escuchó como prueba una cinta de sus encuentros con testigos que manejaban documentación extraída del archivo municipal, en su propio despacho, y, en otra ocasión, se le cuestionó por acudir a comunicarse con Matas mientras estaba siendo interrogado un alto cargo del PP.

Días antes de declarar, Jaume Matas habló por teléfono con el fiscal jefe de Baleares, Tomeu Barceló, para invitarle a que estuviera en su cita ante el juez e impusiera su autoridad ante los dos fiscales del caso. "Me lo debes", señaló el ex presidente al fiscal, que fue nombrado en 2002 bajo el mandato gubernamental del PP en España y Baleares. El fiscal Barceló comunicó a Horrach la llamada de Matas que situó en el ámbito privado y de relación con una ex autoridad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de marzo de 2010