Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Por alguna razón me contrataron"

Castor Iglesias, presidente de la Asociación Española de Peritos Tasadores Judiciales, es muy puntilloso con toda simplificación sobre la adjudicación por la consejería de Interior del concurso de traductores para los juzgados madrileños. "Ni me lo dieron a mí, ni a mi asociación; el concurso lo ganó mi asociación". Pero se muestra menos contundente al explicar la obtención de un contrato para el mismo servicio que le dio a dedo el mismo departamento, que preside Francisco Granados, del 1 de enero al 15 de febrero de este año. Casualmente, el 19 de febrero, reasumió por dos años dicha prestación, pero ya con el título de ganador del concurso.

Iglesias lo explica así: "Ha habido una contratación desde el 1 de enero al 15 de febrero por motivos que la Administración conocerá. No tenemos nada que decir. Nos parece bien que nos contrate porque nos ha contratado muchas veces. Y el 19 de febrero es cuando salió el concurso y fuimos adjudicatarios, nosotros y Seprotec".

El PSOE quiere averiguar si esos 45 días le sirvieron para acreditar experiencia y ganar. Al solicitarle precisiones sobre los salarios que paga a sus traductores, que documentan a este diario que abona la hora a 14 euros y perciben unos 500 euros mensuales, Iglesias asegura que no puede facilitarlos por su cuenta y riesgo sin consultar a los demás miembros de su firma. "No puedo actuar como si la empresa fuera mía", aduce. En realidad, su entidad no tiene carácter de empresa y, por ello, no figura en el registro mercantil y, por lo tanto, no son fácilmente visualizables sus datos: cuentas, empleados, ingresos, gastos... Sólo explica que tiene poca plantilla, pero una dilatada y sólida trayectoria profesional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de marzo de 2010