Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'Guernica' no se toca

"Si el patronato ha acordado que no se mueva, la polémica ha terminado", sostiene González-Sinde - Un comunicado del Reina Sofía dice que el traslado sería "traición"

El Guernica y su ilimitada capacidad de tirón popular (una pintura que vale un millón de visitantes al año no es una pintura más) se quedarán entre las paredes del Reina Sofía. La reunión celebrada ayer por el Patronato del museo con asistencia de la la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, cerró, al menos de momento, cualquier posibilidad de traslado de la obra de Pablo Picasso. Queda, pues, desactivado el proyecto que, germinado en el despacho de Miguel Zugaza, director del Museo del Prado, pretendía ubicar el Guernica en el Salón de Reinos del Museo del Ejército junto a Los fusilamientos del 3 de mayo, de Goya, y La rendición de Breda, de Velázquez como parte de una reflexión pictórica sobre la guerra y la paz.

"No hay ganadores ni perdedores, no hay discrepancia" (Manuel Borja-Villel)

Se había llegado a hablar de el otro bombardeo de Guernica: pero la sangre no llegará al río. Manuel Borja-Villel se queda con su más preciado tesoro, aunque él mismo aseguró ayer, tras la reunión del Patronato, que no se sentía vencedor de nada: "Nunca hubo caso. No hay ganadores ni perdedores, porque no hay tema de discrepancia seria". En el museo vecino, el Prado, Zugaza optó por el silencio y declinó hacer declaraciones.

La frase del día fue pronunciada, minutos antes del inicio de la reunión, por la ministra de Cultura: "Sobre el Guernica sólo decide el patronato del Reina Sofía. Y si han acordado que no se mueva, la polémica ha terminado. Lo que aquí se diga es definitivo", explicó Ángeles González-Sinde.

Trascurridas dos horas largas de reunión y con la ministra ya fuera del edificio, Borja-Villel difundió un comunicado en nombre de los asistentes a la reunión, a la que no asistió Plácido Arango, presidente, además, del patronato del Museo del Prado.

Manuel Borja-Villel recurrió a la historia del lienzo y a su vinculación con el museo, como parte imprescindible para el futuro. Las voces de los patronos secundaron con entusiasmo y determinación la intervención del director del Reina, hasta el punto de calificar de "traición" el posible traslado de la obra.

El comunicado del patronato arranca recordando que el Guernica es "una obra propiedad del Estado Español, adscrita a la Colección Permanente del Museo,como su pieza más valiosa y emblemática". "Su delicadísimo estado de conservación", recuerda el texto, " y su gran formato impide todo tipo de traslado fuera del Museo, razón por la cual esta obra nunca ha sido prestada a institución alguna. Y esa situación no ha cambiado, pero, sobre todo, el Guernica es la obra central en la colección ".

Los patronos añaden en su comunicado que en el Guernica y el Pabellón de la República se dan cita claves fundamentales de la historia del arte que son distintivas del Reina Sofía, no sólo en el momento actual sino "desde los inicios de la historia del Museo".

Para ellos, el Guernica "marca el punto de vista que arroja perspectiva a toda una época al testimoniar el cierre traumático de la experiencia moderna en España", y zanjan: "En el discurso museográfico del MNCARS el Guernica no se concibe como una obra aislada sino como integrante del Pabellón de 1937".

En lo que supone el párrafo más contundente del comunicado de ayer se asegura que la salida de la colección del cuadro de Picasso significaría "una traición a su especificidad histórica, y el desmembramiento de un conjunto de significado excepcional dentro de la historia de la cultura universal contemporánea". El texto fue aprobado por unanimidad. Algunos de los patronos aseguraron después de la reunión que las palabras previas de la ministra de Cultura habían sido determinantes para elaborar un texto de esta contundencia.

Preguntada por el momento en el que conoció la existencia del proyecto para el Salón de Reinos del Museo del Ejército, Gonzalez-Sinde explicó: "Hace meses que estaba en el aire, pero había que oír muchas opiniones. Al final ha resultado que no se puede hacer. La polémica ha terminado". Sobre la iniciativa de los ex directores del Reina Sofía de recoger firmas entre expertos e historiadores, la ministra interpretó que se recogía así "el sentimiento de quienes han trabajado por este museo a lo largo de muchos años y que creen que es una pieza fundamental".

No cree Ángeles González-Sinde que la polémica en torno al Guernica repercuta sobre ninguno de los dos responsables de los primeros museos nacionales. A la pregunta de en qué lugar quedaba Miguel Zugaza, la ministra zanjó la cuestión así: "En un lugar magnífico, y seguirá haciendo cosas magníficas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de marzo de 2010